El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT) Taleb Rifai, ha pedido hoy “no dejar nunca que el miedo y el pánico nos dominen, porque eso es lo que quieren los terroristas que suceda”.

Rifai ha asegurado, en la presentación de los resultados del turismo mundial de 2015, que la seguridad no es un problema de Egipto, Francia, Tailandia, Indonesia o Turquía, donde se han producido recientemente atentados terroristas, sino de todos y cada unos los países, y que debe abordarse desde una perspectiva mundial.

Tenemos que seguir viajando con mayor precaución y más medidas de seguridad, pero nunca debemos poner freno a una actividad humana con tantos beneficios para el empleo, el crecimiento económico y que contribuye a la paz y al entendimiento”, ha añadido.

Tras reconocer que el turismo es un objetivo “muy tentador para algunos grupos terroristas, porque es muy importante en términos económicos y políticos”, Rifai ha insistido en que “tenemos que tener muy presente que no debemos dejarles ganar esa batalla”.

Rifai ha advertido de que algunos países pueden, “bajo el influjo del pánico”, tomar medidas que van en contra de sus propios intereses, al imponer mayores restricciones a los viajes.

“No abogamos por ser irresponsables o aflojar las medidas de seguridad, sino que afrontemos el problema de forma amigable y fluida”, ha subrayado.

Según Rifai, el impacto de los atentados es muy a corto plazo, por lo que cree que no se debe “permitir nunca que un destino o un país se convierta en una doble víctima, de los terroristas y de la comunidad internacional”.