Tras recuperar todas las rutas que cerró antes de su duro plan de recortes, la aerolínea de IAG se atreve con nuevos mercados y confirma su apuesta por abrir España a Japón y China.

La nueva Iberia ya es una realidad. Ahogada en los números rojos y con la matriz IAG incluso coqueteando con la advertencia de que echar el cierre era posible, la antigua compañía de bandera se embarcó en un durísimo plan de recortes en 2013: cierre de rutas, reducción de frecuencias en otras conexiones, recortes de plantilla (con dos ERE para 4.500 empleados), rebajas salariales, aumentos de productividad…

Y, ahora con el resultado operativo ya en positivo desde el año pasado (el beneficio neto aún arrastra el coste diferido de los ajustes), Iberia vuelve a crecer y lo hace con ambición y con nuevos mercados en el punto de mira. En 2014 la compañía ya empezó a recuperar alguna de las rutas clausuradas (Santo Domingo, Estambul, Atenas…), y el año pasado se continuó con las reaperturas (con La Habana como baluarte simbólico). El círculo se completará este año con la reapertura de los vuelos a Johannesburgo, con lo que la aerolínea consigue recuperar todas las rutas que cerró hace años.

Y hoy, tras meses de análisis y de echar cuentas, el presidente de Iberia, Luis Gallego, ha anunciado el lanzamiento de dos rutas estratégicas para el grupo: vuelos directos desde Madrid con Tokio y con Shanghai. “Siempre hemos tenido la vocación de ser una aerolínea global. Con estas rutas a Tokio y Shanghái damos un paso en esta dirección, al mismo tiempo que acercamos nuestro país a dos potencias económicas y turísticas como Japón y China”, ha dicho el ejecutivo.

Iberia abrirá la ruta con Tokio el próximo 18 de octubre, con tres vuelos semanales, y la venta de los billetes comienza hoy mismo. La compañía ya operó esta conexión directa con la capital japonesa en los ochenta, pero entonces no salían las cuentas.

En paralelo, Gallego ha confirmado que la apertura de la ruta a Shanghái aún está condicionada a conseguir los permisos de las autoridades chinas y los slots en los respectivos aeropuertos. Iberia ya ha abierto las negociaciones con Pekín para conseguir todos los permisos preceptivos. Aún no hay fecha para la apertura de los vuelos, pero los planes del grupo pasan por lanzar la ruta antes de que finalice el año.