El IFA de Berlín sirvió como escenario para presentar el Mate S y el Huawei G8, un terminal a medio camino entre la gama media y la alta, que perfectamente podríamos describir como el hermano mayor del Huawei G7.

Siempre son los smartphones de gama alta los que más halagos y aplausos cosechan, pues son estos los terminales sobre los que los fabricantes vierten todo su esfuerzo con el objetivo de ofrecer al público lo mejor del mercado, la última tecnología. Pero con el Huawei G8 nos encontramos ante un dispositivo de gama media que bien podría merecerse estos gestos de aprobación, debido a su diseño y materiales premium, su pantalla de 5,5 pulgadas y su potente batería, además de su ajustado precio.

Cuando cayó en mis manos este smartphone no pude evitar correr a compararlo con el Huawei Mate S, el teléfono con el que compartió escenario en Berlín. Su peso es similar, su tamaño y grosor también, y para colmo, ambos terminales cuentan con un sensor de huella dactilar en la parte trasera. Eso sí, en cuanto a diseño el Huawei G8 nos recuerda al G7, con su aspecto redondeado.

Más allá del aspecto físico, atendiendo a la capacidad de almacenamiento, el sistema operativo y la resolución de pantalla, mismo resultado. Los dos dispositivos tienen varias cosas en común, por lo que podemos decir que Huawei cuida muy bien a su gama media.

Pero pasando de comparaciones, después de probar el Huawei G8, esto es lo que podemos contaros sobre él.

Primeras impresiones

Su tamaño yo lo definiría como ideal, porque el Huawei G8 es grande (152.5 x 76.5 x 7,5 mm) pero no en exceso. Se adapta perfectamente a la mano y cuenta con una pantalla 5’5 pulgadas que permite reproducir contenido multimedia o jugar sin problema. Eso sí, para quienes estén acostumbrados a las 4 pulgadas encontrarán en este terminal todo un gigante.

El aluminio es el principal material del que se compone este teléfono, lo que le da, a diferencia del plástico, un toque elegante y de calidad. El dispositivo conserva además la forma del Huawei G7, con bordes redondeados, al mismo tiempo que en su parte trasera se asemeja más al Mate S, puesto que la cámara ocupa un lugar central en la parte superior, justo por encima del lector de huella dactilar.

Los botones de desbloqueo y volumen los encontramos en el borde derecho y justo al otro lado la bandeja donde podemos insertar hasta dos tarjetas Nano SIM.

Muy apropiado además el lugar en el que se encuentra situado el altavoz, en el borde inferior, a ambos lados de la ranura de carga. Esto permite que el sonido salga con mucha más nitidez, al contrario de lo que ocurre con los altavoces que son colocados en la parte trasera, que al proyectar el sonido cuando el teléfono se encuentra sobre una mesa, o cualquier otra superficie, no logran que suene como debería debido a que este choca contra un obstáculo.

Una vez puesto en marcha, decir que el Huawei G8 funciona con mucha fluidez, que las aplicaciones arrancan sin problema y que el sensor de huella dactilar 2.0 que incorpora reconoce al instante al usuario del smartphone. Por poner algún “pero”, echo en falta el Sensor Knuckle 2.0 que si tienen otros terminales de Huawei, como el Mate S, que permite, por ejemplo, tomar capturas de pantalla golpeando con los nudillos sobre la pantalla. Aunque claro, ambos dispositivos no pueden ser iguales, alguna diferencia deben de tener más allá del precio.

Cámara

El Huawei G8 cuenta con una cámara delantera de 5 MP y una trasera de 13 MP con flash, que permiten sacar fotografías de gran calidad.

Además de los modos más comunes como el de Belleza (que suaviza la imagen eliminando imperfecciones), HDR o Panorámica, para la cámara trasera nos encontramos con un filtro llamado Buena comida pensado para aquellos que no pueden pasar un solo día sin subir una imagen del bol de cereales que toman cada mañana para desayunar a las redes sociales. Ensaladas, pastas, hamburguesas y macedonias ya tienen su propio modo, ese que logra resaltar los colores de hasta la más mustia lechuga.

Pero la comida no es la única que puede lucir resplandeciente gracias al Huawei G8, pues la cámara delantera incluye un modo Maquillaje con el que puedes conseguir al instante, sin gastar ni tiempo ni dinero, unas pestañas de record y unos perfectos labios rosados. Puede que haya a quien esto le parezca una tontería, pero lo cierto es que son muchas las risas que te puedes echar con esta función.

Batería

El Huawei G8 puede presumir de contar con una batería de 3.000 mAh, lo que se traduce en todo un día de autonomía.

Siempre es complicado hablar del tiempo de duración de la batería de un dispositivo, puesto que depende mucho del uso que haga del terminal cada usuario. En mi caso, podríamos decir que haciendo un uso medio del teléfono (redes sociales, consultar Internet, alguna llamada, jugar en el metro y utilizar apps como WhatsApp y Hangouts) no he tenido problema para llegar al final del día aún con cierto nivel de batería.

Para los que están constantemente con el smartphone en las manos, y tiendan a acabar con las baterías de cualquier dispositivo, señalar que el tiempo de carga no es demasiado elevado. Tres horas pueden ser suficientes para tener listo el Huawei G8.

Sensor de huella dactilar

La gran diferencia que encontramos entre el Huawei G7 y G8, es que este último incluye un sensor que hasta ahora no era habitual en los terminales de gama media.

En la parte trasera, bajo la cámara, es donde se sitúa el pequeño panel táctil que permite desbloquear el dispositivo de manera personal, puesto que tan solo podrán acceder al Huawei G8 aquellos que hayan escaneado su huella con anterioridad (siempre que hayamos decidido activar la función).

Aunque hay algo más que podemos hacer con este sensor, como desplegar el panel de notificaciones o disparar la cámara.

Si bien es cierto que el primer dispositivo con sensor de huella dactilar que lanzó Huawei en su Mate 7 fallaba en alguna ocasión, ahora con la versión 2.0 nos olvidamos de estos problemas.

Características del Huawei G8

  • A la venta: septiembre de 2015
  • Dimensiones: 5 x 76.5 x 7,5 mm
  • Peso: 167 gramos
  • Pantalla: 5” OGS con resolución FHD 1920 x 1080
  • Sistema Operativo: Android Lollipop 5.1 + EMUI 3.1
  • Procesador: Qualcomm S616; Octa Core 1.5GHz
  • RAM: 3 GB
  • Memoria interna: 32 GB (ampliable hasta 128 GB con microSD)
  • Batería: 3.000 mAh
  • SIM: nano SIM
  • Cámara: trasera de 13 MP y delantera de 5 MP
  • Conectividad: wifi, bluetooth versión 4.0 y NFC
  • Colores: Plateado, blanco y dorado
  • Precio: 399 euros