El Ayuntamiento de Barcelona ha ordenado el cese de la actividad de 388 alojamientos de uso turístico, ha precintado 16 por no atender a la orden de la cese de actividad, y está en período de precinto de otros 17.

Lo ha explicado en rueda de prensa este lunes la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, que ha añadido que se han abierto 482 expedientes sancionadores a pisos que operaban ilegalmente y se ha iniciado la revocación de 400 licencias en que el titular del permiso no coincidía con el propietario del piso.

Además, se han llevado a cabo 2.108 procedimientos disciplinarios a apartamentos turísticos legales y el Centro de Recepción de Llamadas que el consistorio ha habilitado ha atendido más de 3.000 quejas de unos 2.400 alojamientos, que han derivado en 226 expedientes sancionadores aparte.