Los fondos internacionales de capital riesgo han reducido un 43% sus inversiones en España, de más de 2.700 millones de euros en 2014 a 1.546 millones en 2015, según un estudio de la asociación de empresas de capital riesgo Ascri. Las dudas generadas por las últimas elecciones en el panorama político español han espantado a los inversores internacionales, de acuerdo con la patronal.

Los resultados de los últimos comicios han dejado un panorama desconcertante para los inversores, que ya rumiaban la inestabilidad política durante el año pasado.

Algunos fondos de capital riesgo se han colocado en una posición de “esperar y ver”, según el presidente de Ascri, Javier Ulecia. Esta tendencia se ha apreciado en los últimos 6 meses y se ha dejado sentir especialmente en los mercados regulados y en los que la administración tiene un papel relevante, ha explicado este responsable.

En los últimos 6 meses, los fondos de capital riesgo se han colocado en una posición de “esperar y ver”

“La incertidumbre política ha tenido algo que ver sin duda. Suponemos que si la incertidumbre se mantiene o se amplifica, seguirán esperando y viendo”, ha afirmado.

Los fondos españoles han conseguido compensar esta sangría económica en el sector, ya que las firmas nacionales han invertido un 71% más que en 2014 hasta alcanzar los 1.244 millones de euros. De esta forma, el capital inyectado -entre nacional e internacional- ha moderado su descenso al 19,5%, con un total de 2.790 millones de euros gastados a lo largo de 2015.

Pero en el último ejercicio ha pesado mucho esa pérdida de inversión internacional, que en 2014 representaba el 79% del total y en 2015 se ha quedado en un 56%. Ha pesado especialmente porque los fondos extranjeros son los protagonistas de las grandes operaciones que se cierran en España.

Los grandes tratos, los que superan los 100 millones de euros, han pasado de 11 a 4 y han recortado su monto total desde los 2.339 millones de 2014 a los 605 millones de 2015.

Máximo histórico de operaciones de inversión, con 632 tratos cerrados, un 9% más que en 2014

No obstante, el número de operaciones de inversión de capital riesgo ha registrado en 2015 su máximo histórico, con 632 tratos cerrados (un 9% más). Esto implica que la financiación se ha repartido más y ha llegado a las compañías de menor tamaño.

España sigue siendo un país con atractivo para los inversores y con un fuerte potencial de innovación. De hecho, 83 de las 632 operaciones que se han producido en 2015 han regado con dinero fresco a las startups del país. Las compañías internacionales de capital riesgo no son ajenas a las oportunidades, pese a que estén parando el carro por la situación política.

“Nos consta que [los fondos internacionales] han estado viendo oportunidades, nos consta que los grandes siguen viendo cosas en España”, ha indicado Ulecia.

Foto: Flickr – Kārlis Dambrāns