• La Mesa de la Cámara baja permitirá a los independentistas catalanes constituirse por su cuenta, pese a que no alcanzaron el 15% del voto en Barcelona.
• Interpreta que el Reglamento exige alcanzar esa cota en el global de las provincias donde se presentaron y no en cada una de ellas.
• Es el criterio opuesto al seguido en 2011 para mandar a Amaiur al grupo mixto.
• Los socialistas ‘prestan’ dos senadores a ERC y otros dos a Democràcia i Llibertat para que puedan tener grupos propios en la Cámara alta.

Vía libre para que Democràcia i Llibertat (DL) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) tengan grupo propio en el Congreso. La marca con la que Convergència se presentó a las generales se quedó en el 13,25% de respaldo electoral en Barcelona, pero ese no será un obstáculo para que la Mesa satisfaga su demanda, según ha podido saber este diario de fuentes parlamentarias. De este modo, se enterrará la ‘doctrina Amaiur’ que en 2011 mandó a los abertzales al grupo mixto y se aplicará una interpretación más laxa del Reglamento, cambiando diametralmente de criterio. Una maniobra que también beneficiará a ERC, en situación idéntica a DL.

La normativa exige dos requisitos a los diputados que quieran formar grupo propio y no lleguen a 15: ser al menos cinco y haber obtenido “el 15 por 100 de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el 5 por 100 de los emitidos en el conjunto de la Nación”. El primero lo cumplen DL y ERC de sobra -tienen ocho y nueve escaños, respectivamente- pero ninguno alcanzó la cota del 15% en la provincia más poblada por la que se presentaron (Barcelona), ni mucho menos el 5% a nivel nacional. La Mesa interpretará que en el primer supuesto el Reglamento se refiere a obtener un 15% de media entre todas las circunscripciones donde concurrieron y no en cada una de ellas.

Convergentes y republicanos se coordinarán para defender juntos la independencia de Cataluña

Convergentes y republicanos sí estarían en ese caso dentro de lo exigido, pues compensaron su pobre resultado barcelonés con un mayor respaldo en el resto de Cataluña. En total, DL obtuvo el 15,09% del voto en la región y ERC el 15,98%. Podrán constituirse, pues, por su cuenta y marcar postura en todos los debates plenarios, además de ver aumentadas sus subvenciones y recursos físicos y humanos para desarrollar la labor parlamentaria. Aunque se había especulado con la posibilidad de que se integraran en el mismo grupo, al final optarán por formar cada uno el suyo, si bien uniendo fuerzas para apoyar el órdago independentista lanzado desde el Parlament.

Todo lo contrario de lo que le ocurrió a la izquierda abertzale hace cuatro años, con un resultado mucho mejor del que ahora han tenido los secesionistas catalanes. Amaiur sacó siete escaños y el 22% de los votos de media entre País Vasco y Navarra. Sin embargo, en esta última circunscripción se quedó en el 14,86% y a eso se agarró el PP para, con su mayoría absoluta, negarle grupo propio. PSOE y CiU, presentes también en aquella Mesa del Congreso, se abstuvieron.

Los populares se escudaron en un informe jurídico realizado ad hoc que no satisfizo a socialistas y convergentes, partidarios de encargar un estudio más amplio al respecto. La idea no prosperó y por eso optaron por abstenerse. A los abertzales no les valió ni la maniobra de retrasar la toma de posesión de su diputado navarro, pidiendo formar grupo solo con los vascos, cuyo nivel de apoyo electoral había sido del 24,11%. Los cinco miembros del PP en la Mesa rechazaron la petición sin contemplaciones.

Vuelta a la senda posibilista

Aquella decisión supuso un viraje respecto a la tradicional laxitud de la Mesa ante cuestiones así, a la que ahora se volverá. PP y PSOE coinciden en otorgar grupo a DL y ERC, postura que también compartiría un Podemos que sigue firme en reivindicar el troceamiento de sus diputados en cuatro conjuntos.

La Cámara baja vuelve así a la senda posibilista que en 2004 permitió a ERC formar grupo pese a su paupérrimo resultado en Valencia o que en multitud de ocasiones admitió artificiales uniones de diputados para sortear el Reglamento. Esta última vía benefició en varias ocasiones a Coalición Canaria y en 2011 permitió a UPyD constituirse por su cuenta, gracias a la adhesión momentánea del diputado de Foro Asturias, que poco después pasaría al grupo mixto.

Podemos propondrá a sus aliados formar un “grupo confederal”

Lo que no variará es la determinación de impedir cuatro grupos para Podemos y las confluencias con que se presentó en Galicia, Cataluña y Valencia. PP, PSOE y Ciudadanos sostienen que con la actual normativa es inviable y obligarán a Pablo Iglesias a estudiar una fórmula alternativa que contente a sus socios. De momento ha deslizado la idea de un “grupo confederal” donde todos tengan un protagonismo parecido.

La permisividad de PP y PSOE para con los nacionalistas compensa en parte la decisión de no incluirlos en la Mesa del Congreso –por primera vez en 34 años quedaron fuera– y en el caso del socialismo supone un guiño adicional al realizado en el Senado. En la Cámara alta, donde renunciaron a un puesto del órgano de gobierno en favor del PNV, Pedro Sánchez cederá dos senadores a ERC y otros dos a DL para que puedan formar grupo propio.