Después de varias idas y vueltas, Telefónica coge de nuevo una posición de privilegio en los contenidos de televisión. Ese era su plan inicial, y después de hacerse con todo el fútbol toma la delantera ante Vodafone y Orange.

Al menos así lo reflejan los analistas de mercado que, tras el acuerdo alcanzado con Mediapro para comercializar entre sus abonados todo el fútbol, ha metido más presión al mercado de las telecos, y presenta un nuevo escenario. El acuerdo incluye los ocho partidos semanales que la compañía de Jaume Roures había comprado a La Liga, los partidos que restan por disputarse de la Champions League de esta temporada y los de las dos próximas.

Por ejemplo desde Morgan Stanley creen que Telefónica podrá replicar la oferta existente de la Liga hasta la temporada 18/19 y podrá ofrecer, además, la Champions League, uno de los contenidos más relevantes que le faltaban a su portfolio. Ese es un matiz importante: ser competitivo en contenidos de fútbol desde ya. Así, Kepler Cheuvreux opina que el acuerdo alcanzado con Mediapro significa que el operador azul iguala la oferta de sus rivales para esta temporada, al tiempo que cuenta con una oferta mejor para las próximas tres temporadas. Todo ello confirma la estrategia de TV de Telefónica de crecer en base de clientes y reducir el churn (tasa de cambio por parte de los clientes de un operador a otro).

Mientras, para BBVA, el acuerdo está en línea con sus estimaciones y permitirá al operador presidido por César Alierta igualar la oferta de sus rivales. El acuerdo despeja, por lo tanto, la incertidumbre acerca del coste futuro de los contenidos y ayuda a la compañía a igualar las ofertas de Vodafone y Orange, hasta ahora los únicos que ofrecían la Champions League en España.

Un precio lógico

Sobre lo que se ha pagado, en líneas generales el mercado lo ve lógico. Desde N+1, piensan que el coste de 800 millones de euros es alto pero asumible, y no representa una sorpresa. Por su parte, Beka Finance, cree que la cifra neta pagada por Telefónica está en línea con sus estimaciones y supone una alta inflación en derechos deportivos (fútbol especialmente) superior al +60%. En cualquier caso, advierten, hay que tener en cuenta que estos datos no son del todo comparables al cambiar el mecanismo de subasta y englobar tres temporadas de La Liga en el sistema actual. esencial para competir en n-play). Reiteramos nuestra visión positiva sobre el valor.

Desde Sabadell también estiman que el precio del contenido es elevado, pero no supone un incremento notable frente a lo que se ha estado pagando y creen que se trata de la principal vía de atracción y fidelización de clientes.