La brecha digital en España sigue viva. Hay personas que pueden acceder a una determinada velocidad de banda ancha, y otros que ni siquiera tienen conexión. En este escenario conviven los problemas entre Telefónica y el regulador por si tiene que abrir su red de fibra, y compañías como Eurona que buscan hacer su negocio en el hueco que dejan los grandes operadores.

Ser youtuber en Villanueva del Campo (Zamora) es un misión casi-imposible. Ya lo vimos en SABEMOS. Los grandes operadores, con Telefónica a la cabeza, solo piensan en términos de rentabilidad. Por eso, si llevar ADSL o fibra a una localidad de Zamora no es rentable, no se lleva. ¿Esto significa que los zamoranos se queden sin internet? Los operadores alternativos ven una oportunidad de negocio y lo están aprovechando. Es el caso de Eurona Telecom, que en 2016 prevé facturar más de 70 millones de euros llevando conexión de internet a núcleos no urbanos y poniendo wifi gratis en espacios públicos.

Hablamos con el presidente de Eurona, Jaume Sanpera, que asegura a SABEMOS que “estamos viviendo una segunda brecha digital”. Aclara que hace 10 años, en lo que se puede considerar la primera brecha, la cuestión era tener o no conexión a internet. Ahora asume que una gran parte de la población ya tiene acceso, al menos a un ADSL de 5 megas. Ese es el problema. Afirma que “la decisión hace un par de años de Telefónica de no invertir ni un euro más en ADSL provoca una segunda brecha”, ya que -en realidad- una conexión a 5 megas “no sirve para nada”. Así llega el momento de sacar pecho. Sanpera manifiesta los operadores alternativos son la solución para toda esa gente que no tiene cobertura (o una falsa cobertura).

En este sentido, el presidente de Eurona hace un matiz importante. “Las estadísticas del Ministerio de Industria, que al final son las de Telefónica, dicen que esas zonas [donde Eurona tiene sus clientes potenciales] están cubiertas por ADSL al estar colgadas de la central más cercana, y supuestamente hay conexión. Lo malo es que llamas al operador de telefonía y te dice que hay ADSL, pero una vez que llega el técnico se ve que no hay conexión”. De esta forma, advierte, las estadísticas que se ofrecen son muy dispersas y, a veces, poco fiables. Bajo esos parámetros puede existir una horquilla de gente sin conexión (de más de 2 MB) que oscila entre los 500.000 a los 2 millones de hogares.

Nosotros atacamos los dos tipos de brecha”. Esa es la conclusión final de Sanpera sobre bechas digitales. Por un lado, en las zonas donde la conexión es inferior a 2 MB, ellos ofrecen tecnología vía satélite. Por otra parte, también están apostando, cada vez más, por el 4G en casa para personas que precisan de una mayor velocidad.

¿Es fiable el satélite?

Se trata de uno de los grandes desconocidos en la conectividad española. Los operadores que desarrollan este tipo de servicios se quejan sobre la poca publicidad que dan las administraciones públicas, y eso que su calidad es óptima. Al menos así lo confirma Jaume Sanpera: “La calidad del satélite es muy buena, siempre y cuando se venda bien el producto”.

Este matiz es muy importante. Sanpera explica que “el talón de Aquiles” del satélite es que tiene límite de descarga. Es decir, un cliente contrata una determinada conexión, por ejemplo 25 GB al mes. Durante ese tiempo tiene una velocidad de 22 megas de bajada hasta que se acaba. De ahí que incida en la explicación que se debe dar sobre esta tecnología. Un usuario que pretenda hacer uso intensivo quedará insatisfecho.

La televisión y las nuevas necesidades

Vale. Se asume que los operadores alternativos pueden sustituir, y con buena calidad, las conexiones de los operadores tradicionales. ¿Pero qué ocurre con los servicios y contenidos de televisión? Si Movistar tiene los derechos en exclusiva de ciertos deportes y series, ¿qué hago para acceder a ellos si no tengo fibra?

Sobre este punto advierte Sanpera una realidad, y es que “la televisión tradicional ha muerto”. Y como tal, todos deben reformularse. Por eso afirma que están tratando de llegar a acuerdos con los distintos agentes para tener esos contenidos. No obstante, cree que plataformas como Waki.tv o Netflix, que son parte de esos contenidos, quedan al margen, y su obligación es dar una buena conexión de red para sus clientes. “Para lo demás hay que luchar por llegar a acuerdos”.

Ante esta situación, el presidente de Eurona no está preocupado. Por el contrario, cree que deberían ser Orange y Vodafone quienes se preocupen, ya que su objetivo sí es acceder a todo tipo de contenidos y servicios. “Nosotros somos un operador de nicho, y por lo tanto nos preocupa menos. Para nosotros, con conseguir un acceso del 5% o 10% de clientes en nuestras zonas, ya es muy rentable”. A esto se suma que los contenidos televisivos tampoco son su base de negocio.

La fibra y la competencia

Lo que sí afecta directamente a Eurona son las decisiones que pueda tomar Telefónica con respecto a su despliegue de fibra y la posibilidad de parar sus inversiones. ¿O no tanto? “Para nosotros es malo si Telefónica tiene que abrir a la competencia sus redes. Si no tiene que abrir a su competencia las redes, Telefónica no nos molesta”.

Ese es el razonamiento de Sanpera. Argumenta que en una zona donde esté Telefónica solamente, ellos apenas necesitan un 10% de la cuota para cumplir con sus objetivos. Por el contrario, si hay más players, es decir, si el regulador obliga a Telefónica a abrir su red a otros operadores, puede que lleguen con ofertas muy agresivas y grandes promociones. Por lo tanto, gran parte de su éxito queda a la espera de lo que dicte la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

“Hay gente que no quiere línea, o personas que tienen el móvil con un operador virtual y tampoco necesitan una gran conexión. Otros no quieren pagar por la TV”. No cree que la competencia de Telefónica vaya a ser un problema en caso de que se desdigan y continúen con su despliegue de fibra, que alcanzaría al 97% de la población (poblaciones de más de 500 habitantes). Además, cree que el operador azul tiene la intención de vender su paquete de servicios al completo, sin trocearlo. “Y eso es bueno para nosotros. Si alguien necesita una conexión por 20 euros, pues eso tiene y no necesita nada más. Y sin ningún tipo de permanencia. Todos esos nichos de mercado son a los que nosotros vamos. Por eso, si solo está Telefónica, nosotros encantados”.