A punto de confirmarse que 2015 ha sido un año de récord para el turismo, Madrid prepara el lanzamiento de una marca que unificará la promoción de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid para competir con las grandes urbes, explica a Efe el responsable de Turismo de la Comunidad, Carlos Chaguaceda.

En una entrevista, el director general de Turismo cree que la marca será la base para que Madrid ofrezca un distintivo diferencial para que los turistas internacionales piensen en Madrid, frente a otros destinos, cuando planeen pasar unos días de ocio.

Esta marca, que saldrá a concurso en los próximos días para que agencias y especialistas presenten su proyecto, superará además las divisiones administrativas Comunidad-Ayuntamiento y es una vía práctica de superar cualquier amago de disensión. Porque, como insiste Chaguaceda, “cuando ves las cosas en el plano muy cercano a veces te confunde la perspectiva”. “Para un ciudadano de Detroit, Boston, Shanghai, Tokio, explicarle que una cosa es la ciudad y otra la comunidad y que las competencias… Le trae sin cuidado -subraya- Tiene que haber una marca que sea Madrid sobre la que las dos administraciones y el sector privado trabajen conjuntamente”.

Para Chaguaceda, exdirector de comunicación de Coca-Cola y de la patronal eléctrica Unesa, Madrid lo tiene todo para triunfar y una gran fortaleza: “Que no tenemos playa”. “Aunque parezca una paradoja, tenemos los atractivos del turismo más rentable, más sostenible y más interesante económicamente como es el ocio, la cultura, la gastronomía, las compras y los congresos, la naturaleza… Y no tememos los inconvenientes de masificación que suele llevar la playa“, argumenta.

Chaguaceda apunta que los datos de las encuestas a los turistas revelan que Madrid les parece mejor de lo esperado, y al mismo tiempo que “quizá” no se esté comunicando de manera suficiente sus fortalezas y atractivos. “Para ello es necesario contar con una marca”, insiste antes de poner como ejemplo la popular Nocilla: “Sabías que estabas tomando leche, cacao, avellanas y azúcar… Y algo más”. “Si te digo Nueva York, en tu mente ya has puesto la ciudad que no descansa, la vorágine, la metrópoli…”, cuenta.

Para el turismo, la ciudad debe ser el “gancho” por ser conocida y tener presencia internacional, mientras que el resto de la comunidad debe ser un activo que sume para competir. “París no tiene los 18 campos de golf a media hora de distancia que tiene Madrid, ni el clima. Aranjuez, Alcalá y El Escorial deben ser el Versalles de París”, abunda el responsable de Turismo.

Los valores de la marca Madrid deberán reunir la oferta patrimonial, cultural, de ocio, de gastronomía, de climatología, de transporte, de seguridad, de comunicaciones… Y además el espíritu de acogida de los madrileños, su condición de ciudad abierta. Mientras se prepara la marca, Chaguaceda espera que los datos que saldrán en breve 2015 arrojen un récord de llegada de turistas a la Comunidad de Madrid, tras la recuperación del turismo nacional -a la que achaca la caída del turismo madrileño en 2012 y 2013- y la “ligera subida” del turismo internacional.

Para fortalecer la atracción de los visitantes extranjeros -su objetivo es pasar del 50-50% al 40-60% a favor de los viajeros foráneos-, Chaguaceda espera que fructifiquen las acciones para atraer al aeropuerto de Barajas a los grandes emisores internacionales de turismo, especialmente de Asia.

Actualmente, trabaja en Fitur, el mayor escaparate del turismo internacional y uno de los buques insignia del sector junto a Londres y Berlín. Porque en el mundo del turismo no solo está la marca: están la marca y la distribución, que serían esas autopistas, las “líneas aéreas” para que venga el turismo de esas zonas “donde ahora estamos un poco más cojos, como es Asia”.