El grupo de Juan José Hidalgo aporta los fondos a través de una ampliación de capital para reequilibrar las cuentas de la cadena y financiar la deuda por la compra de un hotel. Be Live Hotels, la subsidiaria que concentra el grueso del negocio hotelero, acumula pérdidas por más de 77 millones de euros en los últimos años.

Globalia sale en ayuda de su filial hotelera, Be Live Hotels, para cuadrar sus cuentas tras años de números rojos. El grupo turístico –matriz de Air Europa, Halcón Viajes o Travelplán, entre otras compañías- ha realizado una ampliación de capital por importe de 55,8 millones de euros para enjugar las pérdidas acumuladas por su cadena hotelera.

La ampliación de capital se ejecutó el pasado mes de junio y la suscribió enteramente Globalia Corporación Empresarial, la sociedad que ejerce de matriz de todo el holding presidido por Juan José Hidalgo y que se mantiene así como socia única de Be Live Hotels, según confirman a SABEMOS fuentes de Globalia. Desde la propia compañía se subraya que la inyección también servirá para financiar la deuda asumida por la compra de un hotel.

El negocio hotelero de Globalia no es rentable. Año tras año la mayor de las sociedades hoteleras de la compañía resta a las cuentas consolidadas del grupo. Según los datos del Registro Mercantil, consultados a través de Infoempresa, Be Live Hotels acumula pérdidas por importe de casi 77,5 millones de euros en los últimos ocho años (sin contabilizar el ejercicio 2015, cuyas cuentas aún no han sido presentadas al Registro). Be Live es la principal filial hotelera de Globalia, la que concentra la explotación y gestión de los establecimientos, aunque la compañía dispone de otras subsidiarias menores para el negocio de algunos establecimientos en Caribe y para la propiedad de algunos inmuebles.

Números rojos

Be Live Hotels sufrió unos números rojos de 8,6 millones en 2014; de 614.000 euros en 2013; de 7,2 millones en 2012; de 4,3 millones en 2011; de 32,9 millones en 2010 (cuando la epidemia de gripe A cerró la práctica totalidad de sus hoteles en México y en plena batalla legal con su antiguo socio Pedro Pueyo, dueño de la marca Oasis); de 11,2 millones en 2009; de 4,7 millones en 2008; y de 7,6 millones en 2007. Y en este periodo el resultado operativo de la cadena también fue siempre negativo, con la única excepción de 2011 (cuando registró un beneficio de explotación de apenas 906.000 euros).

Con estas cuentas, Globalia se ha visto obligada a hacer una inyección de capital para enjugar al menos parte de las pérdidas acumuladas en estos años. La ampliación de capital de casi 56 millones ejecutada sirve para reequilibrar las cuentas de Be Live Hotels y sanear su balance de cara a continuar con el crecimiento de la compañía. Fuentes de Globalia explican a SABEMOS que la ampliación de capital también sirve para asumir la deuda vinculada a la adquisición en 2012 del hotel Canoa, ubicado en República Dominicana, y se subraya que el negocio hotelero se reparte también en otras filiales.

La cadena explota una treintena de hoteles, casi todos ellos mediante contratos de alquiler o de gestión, aunque algunos de los establecimientos son propiedad de otras filiales de Globalia o del propio Juan José Hidalgo a través de diferentes sociedades de inversión. A pesar de las pérdidas acumuladas, Be Live Hotels continúa con sus planes de expansión. La compañía acaba de anunciar que incorporará a lo largo de 2016 otros cuatro hoteles (en España, Cuba, Puerto Rico y Marruecos), con los que sumará 31 establecimientos y más de 9.000 habitaciones. Y su intención es seguir creciendo fundamentalmente en Caribe, pero también en España y Marruecos.