Podríamos decir que se odian, no se soportan, o que el comercio electrónico les tiene divididos… pero lo cierto es que, a pesar de todo esto, Amazon y eBay tienen algo en común: las pymes españolas.

En 2015 las pymes españolas vendieron al exterior 2,6 millones de productos por valor de 104 millones a través de Amazon. Y en los últimos cuatro años se ha registrado un aumento de un 231% de estas pequeñas y medianas empresas que exportaron a 15 o más países por medio de eBay.

Estos datos extraídos de ambas plataformas permiten ver el peso que tiene el comercio electrónico en nuestro país. Un peso que se prevé siga creciendo. Lo que puede desatar toda una guerra entre Amazon y eBay, dos gigantes online que ya llevan un tiempo prestando su servicio a empresas.

Cada vez son más las pymes que buscan vender sus productos a través de internet, y 2016 podría ser su año. Existen muchas iniciativas públicas y privadas que ayudan a eliminar las barreras de acceso al comercio electrónico a las pequeñas y medianas empresas españolas que, con la tecnología adecuada, pueden acceder a un mercado que crece año a año.

El comercio electrónico no conoce de barreras geográficas entre compradores y vendedores, lo que permite aumentar las ventas y el número de potenciales clientes, puesto que se puede vender cualquier producto desde una punta a la otra del planeta. De esta forma se internacionaliza la empresa. En España se espera que las exportaciones crezcan, aunque por ahora las importaciones ecommerce siguen siendo mayores, un dato que debería animar a aquellos que piensen en iniciarse en la venta online, ya que existe una gran oportunidad de crecimiento. Además, según datos de FED (Escuela de Negocios Foro Economía Digital), en 2015 el 44% de las pymes aún no vendían en internet.

Precisamente aquí es donde aparecen marketplaces como Amazon y eBay, que juegan con ventaja frente a otros debido a su reconocimiento y número de usuarios. Se encargan de ser el escaparate de los productos de las pymes, además de poner al servicio de las empresas la logística de la compañía, su medio de transporte y reparto, así como de pago.

Ante este panorama, que presenta una situación más que favorable para el crecimiento de las pymes online en España, es normal que tanto Amazon como eBay saquen las uñas tratando de arañar el mayor número de clientes posible. Ambas plataformas buscan ampliar su catálogo de productos por medio de estas empresas ofreciéndoles sus servicios.

Esto es vender en Amazon y eBay

Desde luego, no todas las pymes online acabarán vendiendo en Amazon o eBay. Sobre todo teniendo en cuenta que estos portales venden principalmente productos físicos como juguetes, smartphones o libros. Pues en el caso de una academia de idiomas, ninguna de estas plataformas permitirá anunciar cursos de español para ingleses en Liverpool.

Las pymes que se dediquen a la venta de productos podrán contar con Amazon, eBay y otras plataformas para mostrar su oferta a través de internet.

Pero, ¿qué supone esto? En materia de internacionalización del negocio, toda una ventaja. Las dificultades logísticas que plantea la venta de productos al exterior son muchas, por lo que recurrir a marketplaces es toda una opción, ya que cuentan con servicios que permiten simplificar los envíos a nivel internacional. Aunque se debe tener en cuenta que, en el caso de eBay, dependiendo del destino puede que sea la propia pyme quien se deba ocupar del envío.

Formar parte de una gran plataforma, y de sobra conocida, también ayuda a incrementar las ventas. Compañías como Amazon y eBay cuentan con un gran número de usuarios que acuden directamente a su página para comprar cualquier producto, por lo que aparecer en su catálogo puede traducirse en una mayor posibilidad de visibilidad de cara al público. Cabe añadir además, que estas webs cuentan con un excelente posicionamiento en los buscadores, y permiten a las empresas olvidarse del SEO y del SEM.

Otro servicio interesante que, por ejemplo, Amazon presta es el de atención al cliente en el idioma nativo del mercado en el que se vende el producto.

Pero claro, no todo puede ser tan bonito, sino seguramente estaríamos hablando de un 100% de empresas trabajando a través de marketplaces. El negocio online que ofrecen estas plataformas tiene unos costes, unas comisiones que obviamente se traducen en la reducción de los márgenes de beneficio.

Además, el entrar a formar parte de una comunidad tan amplia, con miles de productos a la venta, obliga a las empresas a ser más competitivas con el precio de sus productos, pues no olvidemos que en estas páginas se posiciona mejor aquello que es más barato.

En cuanto a los datos, que tan valiosos son en internet, de cara a conocer las preferencias de los usuarios, hay que saber que pertenecen a la plataforma con la que se trabaje.