La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha asegurado este viernes que tras cuatro años de legislatura del Gobierno de Mariano Rajoy se está produciendo una recuperación económica “muy social” e “inclusiva” enfocada a hacer de España el país “del empleo y las oportunidades”.

Báñez ha dicho que esto es así porque “todo el crecimiento económico se está traduciendo intensamente en creación de empleo“, porque ésta se está produciendo ya en todas las comunidades autónomas y provincias, porque también alcanza ya a todos los sectores, incluso a la construcción, y porque se está creando empleo indefinido y de calidad “desde el primer minuto”.

Así lo ha indicado en rueda de prensa posterior al primer Consejo de Ministros del año, al que ha elevado un informe sobre la evolución del empleo en 2015 y en el conjunto de la Legislatura.

Por partes, la titular de Empleo ha señalado que actualmente “hay menos paro y más empleo que en 2011”, cuando el PP accedió al Gobierno, y que de los tres millones de puestos de trabajo perdidos durante la crisis ya se han recuperado 1,1 millones de empleos. Pero además, ha dicho que la recuperación está siendo “social e inclusiva porque el crecimiento económico se traduce intensamente en creación de empleo”. Así, el Gobierno maneja un crecimiento económico del 3,2% en 2015, la misma cifra que arrojaba la tasa de incremento anual del empleo el pasado mes de diciembre.

En cuanto al paro registrado, Báñez ha recordado que, de acuerdo con las cifras publicadas esta semana por su departamento correspondientes al cierre del año, España cuenta hoy con 328.000 parados menos que al inicio de la legislatura. “Pero lo más importante es que España ha sufrido un cambio de tendencia de 180 grados, ya que el desempleo crecía un 7,9% en 2011 y hoy se reduce a un ritmo del 8%”, ha añadido, para apostillar que “es una evolución esperanzadora”.

Defiende la calidad del empleo

Por otro lado, una vez que, en su opinión, “todo el mundo es consciente de que España crea empleo”, Bañez se ha referido a “algunos que ponen el adjetivo de temporal o de baja calidad a ese empleo”. Ante estas voces críticas, ha recalcado que “España está ante una salida de la crisis por primera vez con contratación indefinida desde el primero momento”.

Báñez ha recurrido a la hemeroteca para señalar que desde el año 1993 en el que gobernaba el PSOE, tras años de crisis, el empleo volvió a crecer, aunque el indefinido tardó aún 18 meses en despertar. Después se ha referido a “los famosos brotes verdes”, en alusión a la recuperación económica que el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero vislumbró en 2010 y que resultó fallida. Entonces, ha dicho, “no se creó ni empleo temporal ni indefinido”. “Ahora el empleo es de calidad e indefinido desde el primer momento”, ha insistido.

La titular de Empleo ha vuelto a apoyarse en las cifras y ha apuntado que antes de la crisis el porcentaje de contratos indefinidos sobre el ‘stock’ de contrataciones era del 68,5% y que a día de hoy es el del 75%, y que ni los contratos de menos de un mes ni los de menos de tres meses han aumentado más allá del 1% y el 4%, respectivamente.

Desde el punto de vista del flujo de contrataciones, Báñez ha planteado que, excepto en los años previos a 1996, cuando los contratos indefinidos suponían entre el 4% y el 5% de los que se hacían mes a mes, el resto de los años han oscilado entre el 8% y el 11%. En aquel año 1996, ha dicho, el PSOE dejó una ratio mensual de contratación indefinida del 4,1% sobre el total de los contratos, un porcentaje que subió hasta el 8,7% tras las dos legislaturas posteriores del PP.

Con los socialistas de nuevo en el poder a partir de 2004, la ratio volvió a bajar al 7,7%, y, finalmente, en la última legislatura se ha incrementado de nuevo al 8,1%. “Hoy el flujo de contratos indefinidos es también favorable al Gobierno”, añadido.  

Entre los retos de cara al futuro, Báñez se ha referido a la necesidad de agilizar la contratación de los alrededor de cuatro millones de personas que aún son parados registrados aportándoles formación y poniendo el acento en su inserción en el mercado laboral.