Acabamos de dar la bienvenida al 2016 que llega cargadito de novedades en materia de wearables. Y es que aunque muchos vaticinasen un éxito fugaz de estos dispositivos, lo cierto es que parecen haber llegado para quedarse.

En el año 2015 no se pudo acudir a la gran revolución de los smartwatches que nos prometieron, del mismo modo que en 2014 vivimos la decepción de las tan esperadas Google Glass.

Para 2016 parece ser que toca recuperar estos dispositivos con la espinita clavada en corazón del éxito para darles una segunda oportunidad. Y es que esto es lo que se espera que den de si los wearables a lo largo del año:

Cada wearable a lo suyo

La inteligencia vestible cuenta con numerosos dispositivos que atienden a diferentes actividades y necesidades, lo que nos lleva a hablar más que de wearables, de smartwatches, gafas de realidad virtual, pulseras inteligentes, etc. Es decir, acudiremos a una especialización en el mercado de los wearables, o mejor dicho, a una mayor diferenciación, puesto que un brazalete capaz de contar pulsaciones poco tiene que ver con las gafas de Google.

Atención: hackers

Los wearables recogen datos. Cada vez es mayor la información que tienen de nosotros. Son capaces de conocer cuántas horas dormimos, qué deporte practicamos, cuándo comemos y hasta la cuantía de los pagos realizados. Es por ello que ahora los ciberdelincuentes también tienen puesto el ojo sobre los wearables.

No, los wearables no tienen fecha de caducidad para 2016

Los que esperan la desaparición de los grandes relojes y las pulseras de goma, no están de suerte, pues casi podríamos decir que los wearables acaban de salir al mercado y en sus planes no entra eso de retirarse sin ni siquiera haber pisado el  campo de batalla. Para 2016 llegan más relojes, pulseras, anillos,  parches, tatuajes y gafas, todos ellos inteligentes.

¿Adiós al dominio de Fitbit en el reino de las smartband?

Las pulseras inteligentes tienen en los deportistas a su mejor cliente, ya que entre sus características se encuentran la contabilización de pasos, de kilómetros recorridos y de pulsaciones, entre otras. Y aquí Fitbit es el rey, aunque marcas como Xiaomi y Misfit (comprada por Fossil) ya se han propuesto destronarle.

En el CES 2016 que se celebra estos días en Las Vegas Fitbit ha presentado su última apuesta, el Smart Fitness Watch Fitbit Blaze, un monitor de actividad inteligente y elegante que no solo apuesta por el deporte y el entrenamiento, sino también por la actividad diaria poniendo a disposición del usuario correas de cuero y acero, además de las corrientes de goma.

Los precios de la competencia no parecen preocupar a Fitbit, que ya permite preservar a través de su web la Fitbit Blaze por 229,95 euros.

Más y mejores smartwatches

Las compañías no parecen estar demasiado interesadas en revelar los datos de ventas de sus smartwatches, lo que puede hacer sospechar que tienen algo que esconder. Sin embargo, a pesar de esta lectura pesimista, parece ser que las compañías van a seguir apostando por los relojes inteligentes. Aún estamos ante una generación muy reciente de dispositivos con infinitas posibilidades de mejora.

Se habla ya del lanzamiento de un Apple Watch 2, así como de la salida al mercado de nuevos smartwatches provistos de Android Wear (sistema operativo con el que funciona el Huawei Watch). Aunque donde se esperan verdaderas novedades es en materia de aplicaciones.

Tiempo para la realidad virtual

Aún es pronto para hablar de que en este 2016 llegará por fin la revolución de las gafas de realidad virtual. Es cierto que ya contamos con dispositivos de gran calidad como las Oculus Rift, HTC Vive, Samsung Gear VR y PlayStation VR, pero debemos esperar al desarrollo de películas, juegos y experiencias capaces de aprovechar al máximo lo que nos ofrecen estos wearables.

Este es el año para experimentar, para pulir los mejores juegos y para acercar la realidad virtual a los smartphones y las cámaras mediante la grabación y reproducción de vídeos en 360 grados.

Cerca de la ropa inteligente

En la actualidad ya nos encontramos con marcas que trabajan con ropa inteligente para deportistas. Algo que se prevé no cambiará a lo largo de este año. Aunque quizás sea también este 2016 el año en que vean la luz los resultados del Proyecto Jacquard de Google y Levi’s que trabaja en la creación de ropa conectada.