El mercado español de los vehículos eléctricos ha cerrado el ejercicio 2015 con un aumento de las matriculaciones del 28,5%, mientras los híbridos lo han hecho con un 54,5%.

Según los datos facilitados por las asociaciones de fabricantes (Anfac), de concesionarios (Faconauto) y de vendedores (Ganvam), el mercado de los eléctricos ha tenido un registro en 2015 de 2.342 unidades y los híbridos un volumen de 19.231 unidades. Los vehículos de combustión alternativa, tienen cada vez más presencia el mercado español, de modo que en este momento representan un 2% del total matriculado en el año 2015, según los datos.

En el mercado de los eléctricos, la mitad de las matriculaciones en 2015 fueron registradas en Madrid, con 1.005 unidades y un crecimiento del 112,47%, en oposición a las ciudades de Ceuta y Melilla, en las que no se llego a matricular ningún vehículo el pasado año.

El modelo más vendido en ese mercado de propulsión eléctrica es el Smart, con 388 unidades acumuladas en 2015, seguido por el Nissan Lead, con 344 y el Renault ZOE, con un registro de 312 matriculaciones.

En el mercado de los híbridos, Madrid y Cataluña, son las Comunidades que acumulan el mayor volumen, la primera con 5.286 unidades y un crecimiento del 59,22%, y la segunda con 4.110 registros y un incremento del 51,66%.

En el ránking por modelos de este mercado, el Toyota Auris se destaca con 7.668 unidades matriculadas, seguido del Yaris, también e Toyota, con 4.429 unidades, por delante del Lexus IS 300h, con 2.050 ejemplares.

Las patronales del sector consideran que ante esta evolución se debe seguir trabajando en iniciativas para el desarrollo de los vehículos de nuevas energías de combustión alternativa y su incorporación a las ciudades. Es necesario, en su opinión, seguir ahondando en las medidas de apoyo a la red de infraestructuras de recarga para conseguir una mayor presencia de estos vehículos en el mercado.

En este sentido, Anfac ha presentado un Plan de Movilidad con el que propone siete medidas para reducir hasta un 70% las emisiones de las ciudades. Este Plan propone que cualquier desarrollo o esquema de movilidad abarque tres puntos principales: dimensión medioambiental, dimensión económica y dimensión social.