El secreto a voces del que todos huyen es oficial: 2016 será un año bastante complicado para la venta de dispositivos móviles. Todos los actores de la industria coinciden en la idea. Los crecimientos de años anteriores no se darán, y por ejemplo desde Samsung llaman a la mesura para estar preparados.

Las alarmas saltaron a mediados de diciembre cuando la consultora Morgan Stanley anunció que las ventas de iPhones para 2016 serían inferiores a las de 2015. A lo sumo, y atendiendo a los diferentes estudios de mercado, el crecimiento será plano. Ninguna firma de analistas con cierto peso en el mercado vaticina que Apple pueda tener un crecimiento exponencial durante este año. Y eso preocupa.

Por otro lado, diversas compañías de la industria, como por ejemplo el fabricante de procesadores MediaTek, han lanzado un mensaje de forma pública. Asumen que las ventas no crecerán más de un 10% (no en todas las regiones), y que además serán las economías emergentes (y con terminales de gama media) quienes tiren del mercado.

Y en estas que ha aparecido Samsung para decir que espera un entorno de negocio difícil en 2016 como consecuencia de la debilidad de las condiciones económicas globales y la mayor competencia en negocios clave, incluyendo chips de memoria y smartphones.

Así lo ha expresado en un comunicado el consejero delegado de Samsung, Kwon Oh-hyun, que se ha dirigido a los empleados de la compañía para explicarles que el bajo crecimiento global persistirá a lo largo de 2016, con una mayor incertidumbre provocada por cuestiones como los riesgos financieros de las economías emergentes. A esto hay que añadir que la compañía tiene previsto publicar este viernes su previsión oficial de resultados para el trimestre comprendido entre octubre y diciembre, y puede que ya muestren esta tendencia a la baja en el segmento móvil.

Madurez en el mercado

Madurez. Esa es la palabra clave. La mayoría de expertos coinciden en el diagnóstico. Es el caso de Jasdeep Badyal, analista de CCS Insight, que pronostica un frenazo definitivo para 2017 si no llega al mercado algo tan disruptivo como lo fue el iPhone en 2007. Desde la consultora creen que el móvil pasa a ser un objeto conectado más junto a las tablets, wearables, consolas de videojuegos… y si pierde la centralidad de dicha conexión, pierde su importancia relativa.

* Unidades en millones | Fuente: @statista

Creen que los mercados emergentes serán el motor que mantenga viva la industria durante los próximos años, pero al igual que sucede en los mercados maduros, como Europa y Estados Unidos, habrá en breve un parón. Otro factor al que alude el analista es la propia competencia entre fabricantes. Cree que hay muchos actores y poca innovación. Así los clientes no sienten la necesidad de cambio que han tenido durante los últimos cinco años.

Los lectores de SABEMOS lo confirman

La mejor fecha del año para gastar dinero sin remordimiento es Navidad. Desde SABEMOS hemos trasladado a nuestros seguidores en Twitter qué tienen pensado hacer con su smartphone en 2016. La respuesta es mayoritaria: mantendrán el mismo terminal durante este año.

Muy pocos tienen pensado cambiarlo, y otros tantos no lo han visto como una necesidad para que sea un regalo de Reyes. Esto confirma lo que las compañías, analistas y expertos dicen: el mercado de la tecnología móvil ha llegado a su madurez, al menos en las regiones tradicionales. Ahora serán las zonas emergentes de África, Latinoamérica y el sudeste asiático quienes impulsen las ventas. El problema tiene que ver con los niveles de renta y los tipos de smartphones que se vendan. Eso será otra historia.