“Junts pel Sí no puede hacer nuevas concesiones”, proclama el presidente de la Generalitat tras el “no” del partido antisistema a su investidura. Critica que “cinco diputados” pretendan “hacer la revolución” en el Parlament y anuncia que el lunes firmará el decreto de convocatoria de comicios si la CUP no ha rectificado: “Estoy preparado”.

“Hemos tenido toda la paciencia del mundo”. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado este martes que esperará hasta el último momento para convocar nuevas elecciones en Cataluña, pero que así lo hará si la CUP no rectifica el “no” a investirle. Porque eso sigue siendo irrenunciable: su candidatura a la Generalitat seguirá vigente hasta la medianoche del domingo. Junts pel Sí “ya no puede hacer más ofrecimientos”, ha dicho el president, no habrá un candidato alternativo y el lunes firmará el decreto de convocatoria de elecciones para el 6 de marzo si los antisistema mantienen la decisión tomada el domingo.

Según el president, la CUP ha rechazado un acuerdo pese a tres meses de intensas negociaciones y a que JxSí ha tenido “más paciencia que la que tuvo Job”, ha dicho este martes en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consell Executiu de su gobierno, informa Europa Press.

Este mismo martes, la CUP había propuesto una reunión para abordar un candidato a la Presidencia que no sea Mas y un plan de choque social “mucho más ambicioso”, mientras que JxSí también ha planteado un encuentro pero manteniendo a Mas.

Mas ha afirmado que hay margen de acuerdo con la CUP hasta el domingo 10 para llegar a un acuerdo de investidura, pero ha avisado de que no renunciará a ser candidato a la Presidencia: “No habrá nuevos ofrecimientos”.

“Por dignidad, la Presidencia de la Generalitat no es una subasta de pescado”

“El lunes 11 firmaré el decreto de convocatoria de las nuevas elecciones (…) Hasta el domingo hay tiempo para que haya investidura. Pero quiero dejar muy clara una cosa: se han hecho tantos ofrecimientos que queda claro que no podemos hacer más”, ha explicado.

Mas ha insistido en que los 10 diputados de la CUP no pueden imponer el candidato a los 62 diputados de JxSí y ha dicho que está en manos de los anticapitalistas evitar que haya comicios avanzados: “Yo firmaré el decreto, pero preferiría no firmarlo”.

“Por dignidad, la Presidencia de la Generalitat no es una subasta de pescado”, ha dicho, pero aun así se ha mostrado dispuesto a que haya un acuerdo esta semana.

El líder convergente ha criticado con dureza que la CUP haya rechazado investirle y le ha reprochado que esto entorpece el proceso soberanista: “Es un error de proporciones gigantescas”. Para él, el partido antisistema es el único responsable de que no haya acuerdo: “Se ha demostrado que impera el espíritu hiperrevolucionario y a la contra de todo por encima del sentido de país”.