Alemania, Francia e Italia prohíben las cláusulas que imponen las agencias de viajes online para impedir que los hoteles ofrezcan mejores tarifas. La patronal española espera que la prohibición se extienda pronto a toda la UE.

Alemania ha dado un paso más para acabar con las cláusulas que las agencias de viajes online (singularmente el gigante Booking.com) impone a los hoteles para impedir que ofrezcan mejores tarifas en su propia web que la que se puede obtener en la web de la agencia. Las autoridades de Competencia germanas arremeten así de nuevo contra la imposición de igualdad de precios entre hotel y Booking.com.

El nuevo dictamen alemán se suma a otras iniciativas puestas en marcha en Europa para poner coto a estas prácticas, como la nueva legislación aprobada en Francia que prohíbe las cláusulas de paridad y la que se ultima en Italia, o a la investigación en marcha por Competencia en Suecia.

En España no hay en marcha iniciativas explícitas en este ámbito. Así que los hoteleros españoles se conforman con que todas las medidas adoptadas por distintos países acaben por extenderse y aplicarse en toda la Unión Europea a iniciativa de Bruselas. “Estas decisiones europeas deberán ser aplicadas en el resto de Europa en un espacio muy corto de tiempo por parte de las grandes plataformas si no quieren verse abocadas a importantes sanciones y la anulación de los contratos que tienen con los hoteleros”, sostienen desde la patronal hotelera Cehat.

 Y es que el propio presidente de la Confederación España de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Joan Molas, considera que las cláusulas que impone Booking.com se están demostrando “ilegales”. “La Cehat no está en contra de las plataformas y las OTAS [agencias online], lo que ha venido reivindicando ha sido la libertad de que el hotelero elija el método de distribución de sus habitaciones sin que se vea obligado por contratos leoninos que han demostrado ser ilegales”, apunta Molas.

Así se defiende Booking.com

Tras años de quejas del sector hotelero y tras varios golpes de las autoridades de Competencia de diferentes países europeos (no, las de España, no), Booking.com acabó por acceder a revisar su política de paridad de precios. Hasta el pasado julio la agencia obligaba a todos los hoteles europeos a ofrecer en Booking.com el mismo o mejor precio que los que podían publicitar en otras agencias de viajes o a través de sus propios canales de venta. Desde el pasado 1 de julio estas restricciones se han modificado, pero no se han retirado por completo

Y es que ahora Booking.com permite a los hoteles ofrecer mejores precios en otras agencias de viajes online o en canales propios que no sean a través de internet (reservas telefónicas, venta directa en el hotel…). Pero los establecimientos siguen teniendo prohibido ofrecer mejores precios que los de Booking.com en su propia página web y tampoco pueden anunciar mejores tarifas en comparadores o metabuscadores como Trivago, Kayak o Google Hotel Finder. Así que no desaparece la paridad de precios obligatoria, al menos no del todo. Y la libertad de tarifas sólo se aplica en algunos canales, pero en otros no.

“Las nuevas condiciones implican que los hoteles pueden ofrecer diferentes precios y diferentes políticas de reservas (como cancelación gratis, wifi o desayuno) a otras agencias de viajes online. Y con esta mayor flexibilidad crece la competencia entre las compañías de viajes online y eso beneficiará a la postre al consumidor”, explicaba hace unos meses en declaraciones a SABEMOS Gillian Tans, presidenta y directora general de Operaciones de Booking.com. “Los hoteles eligen estar en Booking.com y lo hacen porque somos un canal de venta altamente eficiente en costes para ellos. Y lo seguiremos siendo sólo si continuamos ofreciendo transparencia, alternativas y los mejores precios a los clientes”, sostenía Tans.