La noche de Reyes no sólo ilusiona a los niños, también puede ser el broche de oro perfecto a las fiestas disfrutando de un momento de merecida calma en pareja y respirando hondo antes de apretarse el cinturón de enero.

Si además has engullido estos días como si no hubiera un mañana, seguro que estas cuatro opciones gastronómicas, ligeras pero muy sugerentes, te abrirán el apetito al calor de una velada romántica perfecta en torno a las tres ‘b’: buena, bonita y barata. Tacha ya el Vips de la lista de (malas) ideas y toma nota.

Alta cocina en miniatura

El restaurante 80 Grados de Malasaña es un imprescindible para los que gusten de probar muchos sabores diferentes a la vez. Su propuesta Gastro XS, platillos basados en la técnica de la cocción a baja temperatura, es una acertadísima opción para esta noche mágica (sobre todo para los estómagos saturados). Por menos de 20 euros por persona, podemos tomar tres mini platos a elegir y un ‘distinto de verano’, su cóctel de vino más popular, en un ambiente íntimo y modernito, muy del barrio.

80 Grados. Manuela Malasaña, 10 (Madrid). T. 91 445 83 51.

 

Tapeo de Reyes 

Diurno propone un menú especial para la gran noche de Melchor, Gaspar y Baltasar. Su carta de Tapas de Reyes incluye ocho delicias tradicionales preparadas con un toque de vanguardia, como las croquetas de jamón ibérico, el queso majorero con cebolla caramelizada, los calamares con mayo yuzu y las berenjenas fritas con miel de caña, y un postre a elegir, por un poquito más de lo acordado, eso sí. 25 euros por persona que se compensan con la simpatía y la atención de los camareros y la conseguida atmósfera de este local de Chueca que nos tienta a tomar la primera copa después de la cena. Un día es un día.

Diurno. San Marcos, 37 (Madrid). T. 91 522 00 09.

Junto a la chimenea

En la última planta de la tienda de Salvador Bachiller de Montera se encuentra el Jardín Secreto, un lugar de lo más especial (que ya deberías conocer y frecuentar) con una terraza natural y un ambiente relajante donde instalarse desde el desayuno hasta la cena, en verano y en invierno. Se trata de un auténtico oasis escondido en el centro de Madrid, con buenísimos desayunos y meriendas a base de zumos naturales, cafés, tés, smoothies y tartas caseras, servidos en la vajilla de porcelana del País de las Maravillas, que al caer el sol nos incita a tomar un cóctel o un sorbete de cava con un picoteo sano y ligero. Una planta más abajo, y más pensado para la temporada de frío, el Salón de Té. Cómodos sofás y mesas bajas alrededor de la chimenea que siempre hemos querido tener en el salón de nuestra casa de estilo colonial, el ambiente ideal para una cena informal en pareja con un par de cositas para compartir y una copa de vino, sin que llegue a 20 euros.

Salón de Té de Salvador Bachiller. Montera, 37 (Madrid). T. 91 531 02 60.

Buffet samurái

Es una noche ‘sumamente’ especial y los restaurantes japoneses Sumo amplían su carta para abarcar todos los gustos y colores: platos numerados del 1 al 78 para que nos confeccionemos nuestro propio menú y una lista para anotar los números, por 18,50 € por persona. Puro sabor asiático a partir de sushis, sashimis, makis y temakis, ensalada de algas wakame, sopa agripicante, arroz frito con soja a Yaki Udon o wantun de queso, tempuras, pollo, pato, cordero, langostinos plancha… Si te llevas a tus hijos esta noche y son menores de 8 años, cenarán todo lo que quieran por 7,95 euros y si no llegan a los 3 años, gratis. Que no olviden dejarle una pieza de sushi a los camellos para que repongan fuerzas.

Sumo. Fuencarral, 116 (T. 91 086 44 97); Sor Ángela de la Cruz, 8 (T. 91 071 55 78) y Pº de la Castellana, 89 (T. 91 052 36 40). Madrid.