Los grandes protagonistas de la tecnología móvil saben que las vacas gordas se han acabado. De este modo, MediaTek, uno de los principales fabricantes de procesadores móviles ha puesto su punto de mira en los mercados emergentes ante la ralentización que sufrirá la venta de smartphones.

Es un secreto a voces. Todos los implicados en la industria móvil saben que los mercados maduros, sobre todo en Europa, Estados Unidos y ciertas zonas de Asia, han llegado al máximo de crecimiento en la venta de smartphones y dispositivos móviles. Como reconoce el presidente de MediaTek, CJ Hsieh, la cuota alcanzada en mercado como por ejemplo el chino será difícil de superar.

No obstante, Hsieh es optimista. No comparte del todo la visión de quienes creen que el mercado móvil está completamente saturado. Según datos con los que cuenta la compañía se espera que en 2016 la venta de smartphones a nivel mundial esté crezca un 10%. Lo suficiente según el responsable de MediaTek para que haya oportunidades de negocio y de incrementar los ingresos.

Además, Hsieh tiene previsto que zonas como el Sudeste de Asia, así como Latinoamérica u Oriente Medio ayuden al crecimiento. En estas regiones MediaTek tiene cierto potencial para seguir creciendo, sobre todo porque llegarán se distribuirán muchos terminales de gama media, y esa parte del negocio es la que pretende ocupar con sus chips.

En este contexto, el presidente de la compañía no obvia la competencia. Sabe que hay grandes firmas como Qualcomm, Nvidia o Intel que están en la misma situación. El mercado se contrae y lo hace para todos igual. Y lo peor es que pierden también terreno en el segmento de tablets, donde no se espera que haya grandes mejores con respecto a 2015.

Por otra parte, MediaTek seguirá explorando otros mercados dentro de la electrónica de consumo, como el del almacenamiento óptimo y las aplicaciones de televisión, en los cuales debe seguir trabajando durante 2016 si quiere seguir elevando los márgenes comerciales.