Hay quien tiene una fobia escandalosa a echar la vista atrás cuando ya ha empezado un año, como si este flamante periodo por estrenar impusiera una terrible barrera psicológica sobre la memoria.

Aquí no somos ni supersticiosos ni especialmente ordenados, así que, sin ánimo de pontificar y un poco a vuelapluma, resumimos en grupos de tres algunos de los mejores momentos de la cosa cultural de ese 2015 que acaba de irse.

CINE

1 – The Witch

Se estrenará en 2016, pero la vimos en Sitges. La película del año es opresiva, siniestra, pulcra y muy indie. Con un ojo puesto en el cine de terror de los setenta, Robert Eggers se postula como uno de los nombres propios a seguir en los próximos meses.

2 – Mad Max: Furia en la carretera

La película de George Miller derriba unos cuantos tópicos sobre el cine de acción y las franquicias de Hollywood, demostrando que cuando se hace con gusto y sensibilidad, hasta desenterrar una saga que permanecía muerta desde hacía décadas puede ser una operación que genere una obra maestra.

3 – Langosta

Haciendo un equilibrio exquisito entre el impacto directo de Canino y el negro espíritu de Alps, la primera película en inglés de Yorgos Lanthimos es también su propuesta más equilibrada: radical, única, combativa y rebosante de humor amargo.

VIDEOJUEGOS

1 – Mad Max

Lejos de ser un juego perfecto, es sin embargo un sandbox estupendo, o al menos muy superior a la última entrega de la franquicia Arkham, su claro competidor directo. Acción chiflada, buenas ideas de diseño y una ambientación post-apocalíptica extraordinaria.

2 – Hotline Miami 2: Wrong Number

Una soberbia secuela que, aunque a grandes rasgos no suma nada revolucionario a su popular predecesor, sí que sabe multiplicar ambientaciones y mecánicas y, sobre todo, prolongar la monumental descarga de violencia pixelada del primer Hotline Miami.

3 – Super Mario Maker

Una idea estupenda (aprovechar la organización a base de bloques del Super Mario Bros. original para crear una herramienta de diseño de niveles) que va mucho, mucho más allá de las expectativas iniciales gracias al infinito ingenio de los jugadores.

COMICS

1 – Ms. Marvel

Una idea ingeniosa puesta en práctica de forma magnífica: Ms. Marvel es ahora una adolescente musulmana que tiene que bregar con sus nuevos superpoderes a la vez que con su vida típica juvenil en la mejor actualización posible del Spider-Man clásico.

2 – Murcia

Este álbum de Magius es una de las sorpresas del año: ritos impíos en plena huerta levantina y el panocho como un enigmático idioma capaz de invocar a fuerzas ultraterrenas son solo dos de las grandes ideas de un tebeo único.

3 – Sangre americana

Una propuesta alucinante de un dibujante que parece haber salido de la nada, y que recopila aquí historias sacadas de unas cuantas publicaciones autoeditadas. Violencia satírica y devoción por códigos que ya hemos perdido la noción de cómo interpretar en una locura de una honestidad desconcertante.

TELEVISION

1 – Flash (temporada 2)

Los superhéroes audiovisuales viven una auténtica edad dorada gracias a series como The Flash, Arrow o Supergirl, que están devolviendo el toque jovial e inocente a unos iconos que nunca debieron perder la inocencia. Puro sense of wonder.

2 – El Ministerio del Tiempo

Que en España éramos capaces de hacer una serie de calidad, divertida y sin insufribles pretensiones de trascendencia ya lo teníamos claro. Pero que acabe convirtiéndose en un producto de culto y que genere sus propios fan-fictions es un auténtico logro.

3 – Penny Dreadful (temporada 2)

Después de una temporada inicial dubitativa pero con abundantes logros, la segunda temporada encuentra su identidad con una explosiva carga femenina y un salvajismo sin precedentes que trasciende la naturaleza original de pastiche de la serie.