Recientemente ha sido presentado el ITB World Travel Trends Report , elaborado por la ITB de Berlín, una de las ferias turísticas más importantes del globo e IPK International, consultora turística con base en Alemania. El informe ofrece un resumen de los primeros 8 meses de 2015 y un vistazo a lo que podemos esperar del sector en 2016.

A pesar de las diferentes crisis a las que se ha ido enfrentando el sector turístico durante 2015 entre las que destacan varios conflictos armados, ataques terroristas, el descenso en la velocidad de crecimiento de las diferentes economías y la crisis de refugiados llegados desde Siria, las cifras muestran resultados positivos a nivel mundial, ya que el total de viajes realizados creció un 4,5% hasta agosto de 2015, cifra que se espera que se mantenga hasta final de año sin muchas variaciones ofreciendo un total de 1.024 millones de viajes internacionales.

Respecto al resultado en otros indicadores turísticos durante estos primeros 8 meses de 2015, el informe confirma el aumento de la media de gasto en un 4%, el doble que el año anterior; y la subida del 3% en las pernoctaciones, situándose en una media de 7.3 noches, resultado que apoya la tendencia vista en años anteriores de viajes con estancias más cortas debido al crecimiento de las escapadas de entre 1 y 3 noches de duración. De hecho, estos viajes cortos son ahora el 33% del total de los viajes emisores, mientras que los viajes con duración de entre 4 y 7 noches acaparan el 37% del total y los de 8 o más noches se quedan el 30% de la tarta.

Entre los países que muestran un crecimiento más importante en cuanto a viajes internacionales (mercados emisores), se encuentran Asia y Norte América, ambos con un 5%; Europa con un 4,5%; y Latinoamérica con un 4%. Sin embargo el crecimiento más impresionante lo observamos en el mercado de Oriente Medio con un incremento del 9% comparado con el año anterior.

Las previsiones para 2016 siguen siendo bastante optimistas, ya que el informe augura un aumento en los viajes internacionales globales del 4,3%, siendo los principales responsables de estas cifras positivas Asia y Norte América. Europa participaría de manera más discreta y Latinoamérica consolidaría los números de años anteriores. En este punto y ante las crisis mencionadas anteriormente, es de destacar que el 55% de los viajeros internacionales afirman no sentirse influenciados por las mismas a la hora de planificar sus viajes.

Los mercados emisores más importantes según el número de viajes siguen sin grandes cambios, ocupando las primeras posiciones (del número 1 al 6, respectivamente) Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, China, Francia y Canadá. El Top 6 de países por gasto serían Estados Unidos, China, Alemania, Reino Unido, Japón y Canadá.

En cuanto al tipo de viajes internacionales que más nos gusta hacer (y hacemos) se encuentran los cruceros con un crecimiento del 248% en los últimos 7 años, los citybreaks con un aumento del 82% en el mismo periodo y los grandes viajes. Uno de los resultados del importante aumento en el número de citybreaks es la tendencia a la realización de viajes fuera de la llamada temporada alta.

Mirando hacia el futuro cercano, se espera que Europa reciba un mayor número de visitantes internacionales, principalmente de Estados Unidos, China y Japón. Aquí hay que poner de relieve el descenso en el número de viajeros futuros que podemos esperar desde Rusia, previéndose una caída del 18% en el número total de viajeros llegados desde este país.

Respecto a la crisis de refugiados, Rolf Freitag, presidente de IPK International ha afirmado que “no ha comenzado a influenciar el comportamiento viajero, tenemos que esperar y ver” sin embargo y a modo de ejemplo, mencionó lo sucedido este año durante la última Oktoberfest de Munich, la cual recibió 400.000 visitantes menos que en 2014 porque coincidió con el pico de llegadas de refugiados a la ciudad. Están por verse las consecuencias a medio y largo plazo que puede provocar esta situación.

Uno de los puntos más interesantes del ITB World Travel Trends Report es el referido a la influencia de las redes sociales en el sector turístico. Se calcula que en la actualidad, el 70% de los viajeros son usuarios activos de alguna red social, y que un cuarto de todos los viajes internacionales se ven afectados por las mismas, sobre todo en lo que respecta a la elección del destino y el alojamiento. Esto es fácilmente comprensible si consideramos que internet se ha convertido en la fuente principal de información para la mayor parte de los viajeros internacionales y que el 75% buscan información online, incluyendo redes sociales, a la hora de planificar su viaje. Nos podemos hacer una idea de la importancia de la estrategia digital de los destinos si pensamos que las redes sociales formaron parte del proceso de información y planificación de aproximadamente 235 millones de viajes internacionales durante el pasado año.

El informe en su globalidad es muy interesante y puede servir como guía a la hora de planificar la estrategia de marketing, incluyendo las acciones online, de nuestra empresa turística, sea ésta un gran grupo o una pyme. Eso sí, los datos hay que tomarlos siempre con cierto escepticismo y no al pie de la letra: si nuestra estrategia ha sido óptima y nos ha proporcionado buenos resultados a lo largo de 2015, sigamos con ella un poco más, pero no perdamos de vista las previsiones para 2016: si lo ha apostado todo a mercados como el ruso, puede que se lleve una sorpresa bastante desagradable.