El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha citado a declarar como investigados por un delito continuado de blanqueo de capitales al expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol Soley y su mujer Marta Ferrusola Llados para el próximo 10 de febrero, tras aceptar la investigación de un juzgado de Barcelona sobre la fortuna oculta en Andorra que vinculaban a la herencia del abuelo Florenci.

El magistrado ha dictado trece autos en los que da un impulso a la causa en la que investigaba el origen del patrimonio del primogénito de los Pujol, Jordi Pujol Ferrusola y en la que mantenía imputados a sus hermanos Pere y Josep, al considerar que el conjunto de la familia ha venido “orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos”.

De la Mata sumará así a su investigación al matrimonio Pujol-Ferrusola y a sus hijos Marta, Mireia y Oleguer, que permanecían imputados por fraude fiscal y blanqueo de capitales en el juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona, del que es titular la magistrada Beatriz Balfagón, que se inhibió por razones de conexidad a favor de la Audiencia Nacional.

De este modo, interrogará el 10 de febrero al ex jefe del Gobierno catalán a las 10.00 horas y a su esposa para las 11.30 horas; mientras que escuchará el día siguiente a las 10.00 horas a su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, quien ha pedido declarar a petición propia.

El magistrado ha acordado también citar a declarar como testigos el próximo 9 de febrero al empresario Sebastián Vives Sancha, presidente en Life Global Group; al promotor inmobiliario Manuel José Nadal y a dos representantes de distintas compañías que obtuvieron contratos con la Generalitat, José Ramón Ruiz y Francisco Javier Vizcaíno.

Además, De la Mata ha ordenado a FCC Construcción S.A. que aporte “todos los informes, correos y demás documentos” que acrediten el contenido y el cumplimiento de un contrato que suscribió esta empresa con el considerado testaferro de la familia Pujol, Herbert Rainford Towning, en enero de 2006.