Fuentes del PSOE sevillano muy próximas a la Presidenta de la Comunidad y del partido andaluz, Susana Díaz, denunciaron a este periódico que los reiterados ofrecimientos de PODEMOS estos últimos días para construir una alternativa progresista, una vez admitida por Rajoy y el PP su impotencia para formar gobierno, son “una fabulación imaginada por Pablo Iglesias y sus secuaces de la Complutense destinada a exacerbar las diferencias” entre el sector del socialismo que se alinea con ella y el que respalda al actual secretario general, Pedro Sánchez, teórico aspirante a encabezarla.

Según esas confidencias, detrás habría sólo humo y consistencia cero. Sería una propuesta-trampa destinada a hacer creer a Sánchez que aún puede conseguir su sueño, para lo que tendría que frenar en seco a Díaz, controlar a los barones rebeldes y aplazar el Congreso socialista, en el que se esperan decisiones que pueden afectar a la propia Secretaría General y a la nominación del candidato a la Presidencia por la histórica formación de la izquierda nacional.

Las fuertes mencionadas expresaron a SABEMOS su indignación por el modo en que los estrategas podemitas han sembrado aquí y allí de declaraciones e insinuaciones imprecisas estas vísperas de fin de año en “lo que es un intento de desestabilizarnos para que lleguemos a las previsibles siguientes elecciones en estado comatoso, mientras que ellos se presentan como generosos adalides de la izquierda, además de como una formación compacta y disciplinada, a pesar de su diversidad”.  

“Pretenden –añadieron-  que  están listos  a hacer concesiones para posibilitar un gobierno progresista, y hasta Pablo Iglesias ha prescindido de la palabra referéndum en sus últimas entrevistas, dando a entender, además, que las consultas pro autodeterminación ofrecidas en su programa ya no son prioritarias para él. Todo es una redomada mentira de principio a fin”.

Interrogada la mencionada fuente por este medio sobre cuáles serían los fundamentos de tanta suspicacia, enumeró los “bandazos coyunturales que Iglesias ha ido dando, y así sigue, según cambian sus conveniencias”. Según ese análisis, el nuevo mensaje que alienta una coalición PSOE-Podemos con apoyos suficientes para alcanzar La Moncloa no va destinado sólo al aparato socialista que apoya a Sánchez para que resista la ofensiva que lleva a cabo el sector opuesto, sino también a unas bases jóvenes cada vez más radicalizadas ante la posibilidad de que su partido se abstenga en tercera o cuarta votación y consienta que Rajoy inicie un nuevo mandato.

El informador de este periódico terminó subrayando “lo incoherente de que Iglesias quite ahora importancia a lo de apoyar un inmediato referéndum en Cataluña cuando forma parte principalísima de los compromisos de Ada Colau, quien de verdad manda en Cataluña. Y Colau no le ha pegado el bocinazo que le caería si esa tibieza fuera cierta… Es puro paripé para encelar a alguien tan fácil de encelar como Sánchez, ganar tiempo, impedir cualquier posibilidad de acuerdo con el PP y llegar a otra convocatoria electoral”. En tal caso, Podemos “se merendaría a un PSOE roto y se alzaría como la fuerza hegemónica de la izquierda”.