Aena cerrará su primer año en Bolsa con una revalorización del 80% y con el precio de sus títulos por encima de los 100 euros, después de saltar al parqué el pasado 11 de febrero a 58 euros por acción y haber mostrado un recorrido brillante.

De hecho, según un informe elaborado por EY, su operación pública de venta (OPV) se ha consolidado a cierre de año como la mayor salida a Bolsa en la zona de Europa, Oriente Medio, India y África (EMEIA) y la quinta del mundo, al captar en el primer trimestre más de 4.400 millones de euros.

Los títulos de la compañía han tenido una evolución ascendente desde su debut bursátil, marcando su precio máximo en 110,1 euros el pasado 17 de diciembre. Su capitalización, a cierre del 29 de diciembre, es de 15.787 millones de euros.

Es precisamente este recorrido alcista el que ha permitido que los analistas de Bankinter incluyan al valor entre sus favoritos para 2016. A su juicio, los resultados del cuarto trimestre de 2015 y los primeros trimestres del próximo ejercicio “deberían reflejar una tendencia creciente del número de pasajeros claramente consolidada (25 meses consecutivos)”.

Así, subrayan que el incremento de pasajeros hasta niveles superiores a 200 millones anuales “permitirá a la compañía continuar ofreciendo tarifas competitivas y nuevos incentivos a las aerolíneas, lo que tendrá un efecto positivo en sus negocios comercial y ‘off-terminal'”.

Impacto neutral de la congelación de tasas

También tendrá un impacto neutral en la cotización la propuesta de congelación de las tarifas aeroportuarias en el periodo 2017-2021 planteada por Aena, puesto que la compañía ya había expresado el compromiso de no incrementarlas. Dicha propuesta, aprobada por Aena y que no será definitiva hasta marzo, incluye la congelación de tarifas para el periodo 2017-2021 (ambos inclusive), sobre las ya estipuladas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, que recogen una rebaja del 1,9% para el próximo año.

No obstante, los expertos detallan que, en el medio plazo, esta decisión debería tener un impacto positivo, pues obliga a la compañía a mantener unos elevados niveles de eficiencia en costes y permitirá que los ‘hubs’ de la red de Aena “sean competitivos” y atraigan nuevo tráfico de aerolíneas frente a la competencia de otros grandes aeropuertos.

La OPV de Aena –que permitió privatizar el 49% de la compañía y dejar en manos del Estado el 51% restante a través de ENAIRE– puso en el mercado 42 millones de acciones ordinarias con un valor nominal de 10 euros, que representaban el 25% de la compañía.

La aparición de la compañía en la Bolsa española ha permitido al sector Servicios de Consumo aumentar su capitalización en el mercado un 41%, gracias también al impulso de IAG, según datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME).