Fénix, Atenea y Poseidón. Así se llaman el smartphone, el smartwatch y los auriculares que Hexxa acaba de lanzar al mercado. Unos dispositivos que están orientados a ayudar al deportista, a facilitarle la práctica de sus ejercicios y a ofrecerle una mejor experiencia.

Hexxa es la nueva marca tecnológica lanzada por el grupo Geomethrics, donde también nos encontramos con Altafit y Myst, dos cadenas de gimnasios que atienden a diferentes perfiles, ya que una de ellas encaja más con la filosofía low cost, mientas que la otra nace destinada a competir en el sector de los gimnasios premium.  

En SABEMOS hemos podido hablar con Rafael Peñuela, del departamento de I+D de Hexxa, quien nos ha explicado más en profundidad en que consiste la nueva marca y con qué objetivo surge, sobre todo teniendo en cuenta la enorme competencia que podemos encontrar hoy en día en el mercado de los smartphones y de los smartwatchs.

Lo primero que nos quiso dejar claro el entrevistado es que “Hexxa no es Altafit”, lo que en otras palabras también se puede traducir como que “Hexxa no es merchandising de los gimnasios”. Cualquier persona puede comprar los dispositivos lanzados por la marca, pues su objetivo pasa por posicionarse como la tecnología de los deportistas, de todos los deportistas en general, no solo de los que acuden a los gimnasios del grupo.

Lo que tampoco quiso dejar pasar Rafael Peñuela es la oportunidad de indicar que tanto los teléfonos, como los relojes y los auriculares son de fabricación china. “Incubado en España, fabricado en China”.

Poseidón, los auriculares

“Mucha gente, cuando termina de correr, se mete los auriculares en el bolsillo y acaba perdiéndolos o sacándolos hechos un lío. Por eso, los auriculares de Hexxa son magnéticos. Acabas de hacer deporte y te los cuelgas”, explica Rafael Peñuela mientras nos muestra lo funcionales que pueden llegar a ser.

Estos auriculares son resistentes al agua gracias a que cuentan con tecnología IPX7, lo que nos permitiría “sumergirlos en agua hasta un metro de profundidad por un periodo de tiempo de cerca de media hora”.

En la caja se incluyen almohadillas de diferentes tamaños y tres tipos de acople con distintas tallas que permiten una perfecta fijación en la oreja. Además, también cuentan con una especie de grapa que permite acortar el cable para evitar que su movimiento pueda resultar incómodo.

¿Su precio? 40 euros.

Fénix, el smartphone

El teléfono que lanza Hexxa tiene una pantalla de 5 pulgadas, un tamaño que, desde la unidad de desarrollo de I+D, destacan como el más apropiado. Una pantalla mayor resultaría incómoda, pues el smartphone sería demasiado grande y desde luego nadie lo llevaría encima a la hora de realizar deporte.

Aunque todo es cuestión de gustos, por lo que donde verdaderamente vemos esa preocupación por el deportista es en las aplicaciones que vienen instaladas. Son apps que se pueden encontrar en la Play Store de Android, pero que en este caso ya están en el teléfono, ahorrándonos así el tener que buscarlas una a una y descargarlas. El Fénix viene preparado para salir a correr desde antes de que lo saques de la caja.

Hemos trabajado junto con Oteda, el fabricante de los teléfonos, en el desarrollo del terminal incluyendo mejoras como incorporar el flash en la cámara delantera y el lector de huellas dactilares, así como la posibilidad de pasar página mediante el movimiento de la mano”, señala Rafael Peñuela.

Atención también se ha prestado, según nos indica el desarrollador, a los componentes: “La cámara trasera de 16Mpx cuenta con sensores Sony, vemos como el teléfono tiene un chasis de aluminio y cristal Gorilla Glass tanto por detrás como por delante. Y es que no queríamos sacar un terminal más, buscábamos un smartphone con terminaciones premium y con una buena relación entre calidad y precio”. 

Señalar además, que el smartphone de Hexxa, Fénix, que puede adquirise por 250 euros, cuenta con dos años de garantía.

Atenea, el reloj inteligente para pagos

El smartwatch es seguramente la mayor novedad que presenta Hexxa, ya que su correa permite realizar pagos con total independencia. No es necesario llevar el móvil encima para hacer compras.

“Hemos dado un gran paso con el reloj incorporando el RFID (tecnología que permite el pago vía contactless) y el control de acceso atendiendo a las necesidades de los usuarios. Llevando el smartwatch no necesitas nada más para pagar o acceder al gimnasio”, nos explica Rafael Peñuela.

Esto hace que el punto fuerte del reloj sea la correa. Para el desarrollo y la incorporación en ella del sistema de pagos, en Hexxa han “trabajado con Popular Payment del Banco Popular, Mastercard y Paynopain”. Está fabricada en caucho, sobre todo pensando en que debe ser resistente al sudor. Señala el desarrollador, que se ha “trabajado para que todo el sistema de pagos sea autónomo, y que en caso de quedarte sin batería se puedan seguir realizando compras”.

En principio, este smartwatch, que entre sus características cuenta con un procesador de doble núcleo, 512 MB de memoria RAM, 4 GB de memoria interna, pulsómetro, GPS y ranura para tarjeta nanoSIM, tan solo estará disponible, por 210 euros, en color negro.

“Hemos dado importancia a que con el reloj Atenea puedes salir a correr sin necesidad de llevar el móvil encima, ya que puedes introducirle una nanoSIM y responder sin problema a las llamadas”. Desde luego este es un aspecto importante, que a su vez es el que precisamente no permite al smartwatch ser sumergible en agua, pues para colocar la tarjeta debemos desatornillar la parte trasera, lo que puede llevarnos posteriormente a no ajustar adecuadamente la tapa. Para evitar riesgos, este reloj solo es resistente al sudor, no al agua.

En cuanto a la batería, como ya sabemos, su duración dependerá del uso, por lo que puede ir de entre 12-16 horas a 4 horas.

Aquí, igual que ocurre con el teléfono nos encontramos Android como sistema operativo, pero bajo una capa de personalización que incluye aplicaciones de deporte. En Hexxa además, quieren que los usuarios utilicen y jueguen con sus dispositivos, que prueben y desarrollen nuevas apps, que después pueden ser incluidas en la tienda de aplicaciones Hexxa Market.

Hexxa: así venden y así será el futuro de la compañía

Fue hace 9 meses cuando Hexxa comenzó a andar. Hace tan solo un mes que se habilitó la web en la que hacer la reserva de estos dispositivos (Fénix, Atenea y Poseidón). Y a día de hoy ya ha comenzado el reparto de los primeros productos vendidos.

“Los comienzos con duros”, señala el desarrollador de Hexxa, que a su vez nos hace ver la confianza que hay depositada en esta nueva rama del grupo Geomethrics. Se acaban de lanzar los primeros productos, pero el equipo no descansa y ya se encuentra trabajando en nuevos proyectos, siguiendo un plan de trabajo que se espera de sus nuevos frutos a lo largo de 2016.

Rafael Peñuela afirma que se encuentran muy satisfechos con la buena acogida que están teniendo, al mismo tiempo que muestra despreocupación por la posible competencia. Confía en que Hexxa se convierta en la marca tecnológica de los deportistas: “No venimos a competir con nadie en concreto. Venimos a ocupar el vacío que hay”.