Una investigación del profesor Salvador Climent Serrano, miembro del Departamento de Economía Financiera y Actuarial de la Universitat de Valencia (UV), cuestiona el proceso de venta del Banco de Valencia (BdV) a CaixaBank, por el que esta entidad pagó un euro al FROB cuando su valor en el momento de consumarse la operación superaba los 4.000 millones de euros.

El trabajo del profesor Climent Serrano ha sido publicado recientemente en la revista ‘Investigaciones Europeas de Dirección y Economía de la Empresa’ con el título ¿Quién paga, quién gana? El caso de la venta del BdV, informa la institución académica en un comunicado.

El artículo Climent analiza el valor del BdV y ofrece unos resultados que indican que el valor mínimo del BdV para CaixaBank es de más de 4.000 millones de euros. Sin embargo, en la investigación no se ha podido determinar el porqué de esta diferencia, a pesar de estar reconocida en las cuentas de CaixaBank. El precio pagado, un euro, después de un sacrificio muy importante de fondos públicos en una etapa de disminución del gasto y de prestaciones sociales, asegura Salvador Climent, “es una cuestión que debería ser investigada”.

La venta del BdV, explica el profesor Climent, se sustenta en el RDL 24/2012 de 31 de agosto que se basó en la propuesta de directiva de 6 de junio de 2012 de la UE en la que se fundamentaba que las autoridades competentes limitarán al máximo la exposición de los contribuyentes a pérdidas por insolvencia. Sin embargo, la venta en proceso competitivo en la que el Estado español invirtió 5.500 millones de euros se llevó a cabo en 10 días y se adjudicó por un euro.

Esta circunstancia, en sí misma, añade Climent, “es motivo suficiente para investigar el porqué, independientemente de cuál sea la transacción, por ello en este trabajo de investigación se ha estudiado el valor del BdV y si este valor está en consonancia con el precio pagado por él”.

Desde la UV recuerdan que el BdV estaba gestionado por el grupo Bancaja y posteriormente por el grupo BFA-Bankia, hasta la intervención del mismo por el BdE, el 21 de noviembre de 2011. La gestión provisional y la venta en proceso competitivo la llevó a cabo el FROB, hasta que se adjudicó a CaixaBank después de realizar dos ampliaciones de capital suscritas íntegramente por el FROB por un total de 5.500 millones de euros.

Sin embargo, el informe de Oliver Wyman, hecho público días antes, fijaba la cantidad de fondos necesarios para mantener el BdV con la solvencia adecuada, con unos criterios muy conservadores en 1.846 millones de euros, en un escenario previsto que ha sido peor que el real. Esta circunstancia, junto con la rapidez de la adjudicación, ha sido determinante para que el profesor Climent se decidiera a desarrollar su  investigación, afirman.

En el trabajo se ha realizado una valoración según las cuentas anuales del BdV de 2012 y de CaixaBank de 2013 en las que presenta una valoración del BdV a precios razonables realizada por Price Waterhouse Coopers. Para la valoración se parte de las cuentas anuales de BdV de 2012, en las que el patrimonio neto es de 2.200 millones de euros, y se han realizado los siguientes ajustes: participadas 32,5 millones de euros, activo material 12,8 millones de euros, activo inmaterial 35,3 millones de euros, activos fiscales 1.761 millones de euros, lo que, concluye Climent, “refleja un total 4.042 millones de euros, cifra muy superior al euro que pagó CaixaBank por el BdV”.