Varios de los principales barones del PSOE encabezados por Susana Díaz y la llamada “vieja guardia” casi en pleno, con Felipe González al frente, se encontraron el miércoles, 23 de diciembre por la noche, con la actitud de rebelión abierta de Pedro Sánchez, dispuesto a formar un Gobierno abiertamente subversivo de la Constitución después de haber asegurado a unos y a otros a lo largo del día que conduciría las conversaciones con Mariano Rajoy con criterios de racionalidad y sin caer en tentaciones de aventurerismo.

El anuncio de ruptura de los esquemas acordados lo hizo Sánchez en persona presentándose sin avisar ni ser invitado en el noticiario de Pedro Piqueras de las 21.00 en Telecinco, breves instantes después de que hubiese tranquilizado personalmente al expresidente del Gobierno sobre cualquier veleidad desestabilizadora basada en presentar su candidatura como alternativa al líder del PP con el apoyo de Podemos, la Unidad Popular de Alberto Garzón además de alguna/as formaciones independentistas catalanas o vascas que se integrarían en su opción o le permitirían hacerse cargo del poder mediante la oportuna abstención en el Congreso de los Diputados.

González, atónito

Fuentes de toda solvencia aseguraron a SABEMOS que González se quedó “con la boca abierta cuando, alertado sobre la inesperada presencia de Sánchez en la pequeña pantalla, pudo escuchar cómo el actual secretario general socialista proclamaba en público lo contrario de lo que le había dicho momentos antes, y que él, como Díaz y otros destacados jerarcas del socialismo le habían creído”.

La evidente mala fe de la maniobra, que a algunos pareció una tomadura de pelo,  provocó al histórico icono del socialismo español “una explosión de cólera expresada en palabras muy fuertes”, entre las que habrían figurado las de felón, traidor y enloquecido.

González y Díaz habían transmitido previamente a otros importantes barones de su partido, preocupados por los síntomas transmitidos estos días por Sánchez de su disposición a llegar a la Jefatura del Gobierno sea cual sea el precio a pagar en estabilidad del país, que “Rivera ha dado plenas garantías de que Sánchez no contaría con ningún apoyo de C´s para una locura de ese tipo participada por Podemos”.

Por lo tanto, el ataque de ambición de Sánchez para llegar a La Moncloa sólo podría apoyarse en la participación activa o en el apoyo tácito de partidos y grupos con vocación subversiva y anticonstitucional. La fuente mencionada puso en boca de González una rabiosa síntesis de su impresión ante lo dicho por Sánchez en Telecinco de que su ofrecimiento de sustituir a Rajoy respondía a la voluntad expresada por los españoles en las urnas el 20-D: ”¡Cómo se atreve este tío a decir semejante cosa cuando ha sacado el peor resultado histórico de la izquierda democrática desde la restauración de la democracia!”.

Susana Díaz respondió al órdago de Sánchez en los micrófonos de la cadena Ser recordando que la política de alianzas del partido no es un coto del secretario general, sino que depende del Comité Federal que se celebrará el próximo lunes, y confió en que dicho órgano “a la altura de este país” y ponga sobre la mesa “lo que necesita España”.

Arde Madrid

Hoy, jueves 24, pocas horas antes de que el Rey dirija a la nación su primer mensaje navideño en medio de una tensa expectación, José Luis Corcuera había organizado una “reunión con aperitivo navideño” en Madrid, en la que está prevista la presencia masiva del socialismo histórico y en la que se espera la adopción de posturas inequívocamente destinadas a frenar en seco a un Sánchez al que ven decidido a seguir adelante con una estrategia de locos inanes.

En la misma, Sánchez contaría con el apoyo del aparato de Ferraz, su reducido núcleo de incondicionales y “una serie de arribistas y trepadores provinciales” que saben que su vigencia terminará en el próximo congreso del partido. Por lo que están convencidos de que si no consiguen pescar en el actual río revuelto no les quedará después otra que buscarse la vida, como hacen los ciudadanos de a pie.    

El Yo soy quien decide” de Sánchez les suena a la intolerable utilización personal y falta de escrúpulos en despreciar una idea compartida por millones de personas. “Entre ellas, sólo un ala fieramente radical, a la que le falta un hervor para pasarse en masa a Podemos, y que lo hará sin duda en caso que haya que ir a nuevas elecciones, apoya la locura egoísta e iluminada de Sánchez, que puede dejar en mantillas el daño que hizo al PSOE otro alienado como Rodríguez Zapatero”, opinó con este periódico uno de los que tienen previsto asistir a la cita de hoy.

Esa reunión, cuya evidente oportunidad augura que no será un mero encuentro social, sigue a la rebelión que tuvo lugar el pasado martes en Madrid, cuando importantes miembros de la FSM responsabilizaron a Sánchez del rotundo fracaso del partido el 20-D, donde descendió a cuarto lugar, según se dijo en la reunión “gracias a la parida de candidatura que él fabricó, poniendo a irrelevantes paracaidistas en los primeros lugares y dejando, por ejemplo, sin opción a una histórica, joven e importantísima figura como Eduardo Madina”. Según publicaba ayer Eldiario.es, los fieles de Sánchez no dudaron en celebrar la pérdida del séptimo escaño y la posible salida de la vida pública de Madina.

Susana y Felipe

Sobre este particular, a muchos les resultó evidente que la soberbia que domina al actual líder le llevó a pasar factura a quien había sido el candidato alternativo en las primarias para Secretario General, relegándole a un puesto marginal en detrimento de personas de escasa relevancia. “¡Cómo se equivocó Susana Díaz apoyando al guapo pero frívolo, exuberante y desequilibrado madrileño y desdeñando al sólido y sobrio vasco! ¡Anda que no debe de estar arrepentida!”, escuchó SABEMOS de uno de los autores de estas confidencias. 

Lo mismo que seguramente lo estará González, a quien  -según fuente fuera de toda duda para este periódico- Felipe VI, con quien mantiene una amistosa y privilegiada situación que les lleva a almorzar a solas entre una y dos veces al mes para tomar el pulso al país conjuntamente, le solicitó que no perdiera de vista lo que ocurre en su partido después de las últimas elecciones y haga lo posible por evitar locuras.

González, después del más reciente de estos encuentros y ante la confusa deriva que ya amagaba Sánchez desde que tuvo la primera noticia de un fracaso que le anunciaba ruina personal a plazo breve, intervino cerca de Susana Díaz para que ella tomara la iniciativa de advertirle que bajo ningún concepto “se prestara a experimentos aventureros y peligrosos” impidiendo la gobernabilidad del país por el afán de presidirlo él “a cualquier precio”. Esa fue la llamada que Díaz le hizo el 21, en su nombre y en el de cuatro presidentes autonómicos más de su partido, para que se abstuviera en la tercera votación para que el PP ejerciera su insuficiente victoria electoral. Y cuya publicación en SABEMOS dio lugar, no sólo en España sino a escala internacional, a un verdadero terremoto informativo.

Los disimulos de Sánchez

Sánchez, mostrándose como un verdadero maestro del fingimiento, aparentó aceptar el punto de vista que le transmitieron. Pero mantuvo, entre tanto, conversaciones con Podemos y Ciudadanos buscando obtener apoyos para ser alternativa.

Rivera le dejó claro de inmediato que no contara con él para ir contra la Constitución y la estabilidad.  Pero Iglesias y Errejón, conscientes de la vanidad inconmensurable del personaje, vertieron y vierten en sus oídos unos cantos de sirena que a Sánchez le suenan a pura melodía. Ellos son conscientes de que serán  los grandes beneficiarios si Sánchez continúa intentado materializar su obsesión, porque la operación terminará convirtiéndose en  la soñada OPA sobre el PSOE a plazo más breve que largo, vieron el chollo que se le ofrece y se lanzaron. En ello están.

En estos momentos, el PSOE presenta la apariencia de un manicomio o de una frágil barca sometida a los embates de un formidable temporal. Pero lo que en él ocurra afectará, por desgracia, a España entera, a su inmediata viabilidad económica y política, a que la locura de un  sólo hombre y su corte de irresponsables consejeros la reconduzcan a lo más profundo de la crisis que estaba quedando  atrás; a que la arrastren a la insolvencia internacional y la transformen en la nueva “enferma de Europa”, dado que por su peso específico convertiría a Grecia en un problema menor.

Un respetado e independiente histórico del socialismo español y ex presidente durante largos años de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, resumía anteayer, amarga y brillantemente, la situación en su periódica colaboración en SABEMOS con estas palabras: “En lugar de poner a ese oportunista (Iglesias) contra las cuerdas, Sánchez nunca ha entendido la diferencia entre adversario (que es quien te quiere ganar) y enemigo (el que te quiere matar)”. Por ello “Sánchez decidió apoyar en Madrid la lista avalada por Podemos en las municipales, y ahora ha cosechado unos resultados acordes con sus errores”. Y le reprocha estar entregado “a los líderes de Podemos, que sólo desean acabar con el PSOE, y cuanto más se compadree con ellos más cerca estarán de su objetivo liquidador”.