Las filiales del grupo Marsans dejaron una deuda de casi 50 millones de euros con el fisco, las de Orizonia rozan los 25 millones y Spanair superan los 7 millones. La cadena Husa, la aerolínea Futura, Dunas Hoteles, la filial hotelera de Rayet…. otros nombres del turismo dentro del listín de morosos.

Hacienda publica su lista de grandes morosos (en total casi 5.000 deudores con un debe de 15.600 millones, cerca de un 1,47% del PIB español, nada menos) y los grandes descalabros del turismo español tienen un papel relevante en el esperado listado.

El Grupo Marsans, antaño el mayor conglomerado empresarial del turismo español, se derrumbó en 2010 ahogado por los impagos a proveedores, por el cruce de deudas entre las sociedades… y finalmente por el vaciamiento de sus cuentas que presuntamente intentaron ejecutar sus dueños (Gerardo Díaz Ferrán y el aparente rescatador del grupo Ángel del Cabo aún van de juicio en juicio por ello).

Según el listín hecho público hoy por Hacienda las sociedades antaño vinculadas al Grupo Marsans o directamente a sus copresidentes, Gerardo Díaz Ferrán y el difunto Gonzalo Pascual, acumulan deudas por valor de 49,05 millones de euros con el fisco. La principal deudora es el buque insignia del extinto grupo, la cadena de agencias Viajes Marsans, con una deuda de 23,8 millones.

Otras sociedades ligadas a Marsans también figuran entre los grandes morosos de la Agencia Tributaria, como la aerolínea Air Comet (con 13,92 millones), la cadena hotelera Hotetur Club (3,09 millones), la red de agencias Viajes Crisol (1,71 millones), la empresa de handling aeroportuario Newco (1,75 millones) o Tiempo Libre (1,75 millones). Y también la sociedad patrimonial con que Díaz Ferrán y Pascual controlaban parte de sus participaciones accionariales, Teinver, que debe 2,17 millones.

El colapso de Orizonia

El desplome de Orizonia, otro de los mayores grupos turísticos que tuvo el sector nacional, se produjo en 2013. La compañía entró en concurso de acreedores siete años después de que el fondo Carlyle comprara la división de viajes del grupo Iberostar por casi 900 millones de euros. Siete años en que la compañía fue arrastrando el peso del enorme apalancamiento financiero que supuso el precio desorbitado de su adquisición.

Y fruto de ese otro gran descalabro del sector, Hacienda desvela hoy que las empresas ligadas a Orizonia aún le adeudan 24,75 millones de euros. La matriz, Orizonia Travel Group, debe al fisco 4,76 millones. Pero son otras sociedades del grupo las mayores deudoras, como las agencias Viajes Iberia, con algo más de 8 millones, y el touroperador Iberworld, con 6,69 millones. También aparecen en el listado Iberotravel Vacation (2,18 millones), Iberworld Negocios (1,49 millones) y Viajes Iberojet (1,55 millones).

Spanair fue una de las primeras figuras de la nueva aviación española que nació con la liberalización de los noventa, acabó ligada a Marsans, luego al grupo escandinavo SAS… y finalmente fue el intento de la Generalitat y algunos adláteres empresariales de constituir algo parecido a una compañía de bandera para Cataluña (sí, llamándose Spanair, sí). La aerolínea entró en concurso de acreedores en 2012 después de múltiples inyecciones de dinero público y hoy, según el listado publicado por el ministro Montoro, acumula una deuda con Hacienda de 7,19 millones de euros.

Otras empresas turísticas figuran en el esperadísimo listín de morosos. El grupo hotelero Husa, comandado por Joan Gaspart y que acaba de salir de su prolongada situación de concurso de acreedores, acumula deudas a través de varias sociedades por importe de 11,4 millones de euros; Dunas Hoteles, también cerca de salir del concurso, debe 14,88 millones; el malogrado (puede que sólo de momento) Aeropuerto de Ciudad Real, con 7 millones; la desaparecida aerolínea Futura Airways, con 2,97 millones; la filial hotelera de Rayet, con 4,4 millones; Hoteles Jale, con 5,54 millones; o el grupo Rustic Hotels, con 9,59 millones.