Abengoa ya ha realizado las transferencias para el pago de las nóminas y “algunos trabajadores ya las han cobrado, otros no, pero depende del banco al que lleguen”, indicó a Europa Press el secretario general MCA-UGT-Sevilla, Manuel Ponce.

Ponce ha explicado además que un grupo de unos 150 trabajadores de la compañía se han concentrado este martes “muy preocupados” ante la situación de la empresa. El propio secretario general de MCA-UGT-Sevilla ha estado presente en la movilización. Los trabajadores han salido a las puertas del edificio de Palmas Altas sobre las 11.00 horas y ha permanecido concentrados unos 15 minutos, según ha detallado Ponce. Por último, el secretario general de MCA-UGT-Sevilla ha recordado que la empresa tiene hasta el 18 de enero para presentar un plan de viabilidad.

Abengoa recibirá esta semana el visto bueno de los bancos acreedores a la inyección de liquidez de emergencia por 113 millones de euros que necesita la compañía para hacer frente a sus compromisos inmediatos y proseguir con su actividad, entre ellos el pago de las nóminas y la extra de sus empleados de diciembre.

En concreto, una vez analizados por los departamentos de riesgo de cada entidad financiará, a principios de esta semana, previsiblemente este martes, se trasladarán por la banca a Abengoa las condiciones del préstamo para que sea ratificado por el grupo de ingeniería y energías renovables, informaron a Europa Press en fuentes participantes en las negociaciones.

La concesión de esta inyección, en la que casi con toda seguridad participará el Instituto de Crédito Oficial (ICO), no estará exenta, eso sí, de condiciones por parte de la banca, que exigirá a Abengoa garantías, entre las que figurarán la participación del grupo en Abengoa Yield, y la presentación de una propuesta de reestructuración. Asimismo, la firma Lazard, contratada por la compañía, trabaja en un plan de viabilidad para Abengoa que se prevé esté listo para presentar a la banca acreedora a mediados de enero.

La banca acreedora de Abengoa creó un ‘G7’ para liderar la negociación en el preconcurso de la compañía, formado por los cincos bancos españoles principales acreedores de la compañía -Banco Santander, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell y Banco Popular-, HSBC y Calyon.

En su primera reunión con la banca, Abengoa presentó unas necesidades de liquidez por unos 450 millones de euros para llegar hasta marzo, un total de cien millones de euros hasta finales de año y 350 millones de euros más para el primer trimestre del próximo ejercicio.