Según un estudio sobre regalos navideños en España, el peor combo posible es que te toque regalar a tu cuñado y que a ti te regalen calcetines.

La Navidad, esa época llena de luz, ilusión, villancicos, turrón, amigos invisibles, compras de última hora, tickets, expectativas, carreras, cenas de empresa, dolor de barriga, bolsas, estrés, cambios, enfados, clichés… 

Un estudio sobre los hábitos de consumo de los españoles revela que este periodo de compras no siempre es agradable, pues aunque el 72% de los españoles aseguran que les gusta y disfrutan mirando y comprando regalos, un 18% piensa que es un proceso estresante y agobiante y un 9% se atreve a decir que lo odia.

Dawanda, mercado online de productos hechos a mano, ha encuestado a 2.800 internautas españoles de entre 18 y 60 años para saber cómo vivimos el proceso de los regalos navideños, porque nueve de cada diez encuestados regalan en Navidad a pesar de que no le gustan estas fechas.

Un regalo puede hacerse por muchos motivos pero casi todos están concentrados en esta época del año: porque sabes que le va a hacer ilusión, porque te apetece, porque quieres expresar algo, porque lo necesita, porque es lo que toca, porque si no se enfadan, porque no quiero dar la nota…

Según la encuesta, el 59% de los españoles regalan de corazón, porque lo sienten de verdad y no por obligación, aunque el 39% ha regalado alguna vez por compromiso, especialmente a sus cuñados y suegros. Por otro lado, un 9% de los encuestados reconoce tímidamente que alguna vez ha hecho un regalo a sus suegros para pelotearles con el objetivo de parecer la pareja perfecta de su hija o hijo.

A pesar de todo el caos que supone este proceso, la mayoría de españoles, un 52%, compra sus regalos con 2 ó 3 semanas de antelación y un 23% lo deja para la última semana. Tan solo un 25% es precavido y empieza a buscar sus regalos un mes antes. El gasto medio de este año lo sitúan entre los 150 y los 250 euros, siendo los peques los que acaparan la mayor parte del presupuesto.

Poco a poco, cambian los sitios de compra: a los grandes almacenes recurre el 38%, casi los mismos que a las tiendas online (36%), el 19% apuesta por tiendas locales y el 7% hace los regalos a mano, una tendencia que está triunfando gracias a los tutoriales de internet, que ayudan a lanzarse a la piscina a los menos creativos y a las más manazas. Pero ojo con el peligro de internet: el 88% ha comprando cosas para sí mismo mientras buscaba regalos online. 

El sondeo también revela que lo más difícil en estas fechas para uno de cada tres es pensar y encontrar el regalo idóneo para su padre, seguido del de su pareja (26%), madre (14%), hermanas y hermanos (12%), amigotes (8%) o niñas y niños (7%). Muchas veces, pensamos y repensamos y, ante la falta de ideas recurrimos a tópicos. Error. Los calcetines son el regalo más odiado por los hombres precisamente por este motivo mientras que las mujeres odian que les regalen electrodomésticos, por tópico y por machista. Poca ilusión despiertan también los dulces, licores y pijamas, sobre todo cuando cada año se repite el mismo regalo y ya tienes más ropa de estar en casa que de estar en la calle. 

Lo que más se valora a la hora de recibir un regalo es que sea original y personalizado. Es decir, que no importa tanto el regalo en sí como el detalle: el detalle de ir a esa tienda que una vez te dijo que le gustaba, el detalle de acordarte de que escucha una música rara que se llama black metal o el detalle de hacerle algo artesanal exclusivamente para él o ella. Vamos, que no es lo mismo regalarle todos los años a tu padre unos calcetines negros del ZARA que hacerle tú mismo unos de su equipo de fútbol. Por ejemplo.

Todo esto en cuanto a hacer regalos, pero ¿y a la hora de recibirlos? ¿Cómo manejamos nuestras expectativas y cómo responden a ellas nuestros allegados? Según la encuesta de Dawanda, el 58% de los españoles quieren ser sorprendidos y por ello no da ninguna pista de lo que quiere recibir mientras que un 19% manda indirectas, un 13% escribe carta a los Reyes Magos o a Papá Noel y sólo un 2%, amigos del Grinch casi todos, asegura que no le gusta recibir regalos en estas fechas.

Además, el 87% de los encuestados piensa que las mujeres se esfuerzan más que los hombres a la hora de regalar por Navidad. Así que, si eres hombre y abogas por la igualdad, cúrrate los regalos de este año, por favor. A no ser que quieras recibir muchos calcetines, pijamas y electrodomésticos.