Después de probar la experiencia Car2Go nos hemos dado cuenta de que estos pequeños Smart blancos y azules están por todas partes. Es cierto que la filial de Daimler ha hecho esfuerzos en comunicación, pero la sensación que tenemos es que han cumplido objetivos. O que los han excedido. Así que preguntamos a su máximo responsable en España, Orazio Corva, si nos hemos vuelto locos o está siendo el fenómeno que imaginamos. Corva, italiano, lleva tres años en Madrid y está exultante de trabajar en “un proyecto que mola en todas partes”.

¿Es cosa nuestra o va como un tiro?

Car2go está funcionando muy bien, mejor que las expectativas que teníamos, con una experiencia ya de ocho años. Nunca un lanzamiento potente había salido tan bien.

¿Nos puedes dar datos de uso?

Comunicaremos datos oficiales en enero. Pero te diré que en Madrid sólo llevamos mes y pico y, en comparación con las 18 ciudades europeas en las que estamos, podemos compararnos con ciudades que llevaban ya dos o tres años en funcionamiento.

¿Se han encontrado casos curiosos de uso?

Ya tenemos muchas anécdotas. Ha sido un problema el tema de las zonas de carga y descarga. Ahí no se puede aparcar porque, si no, se lleva el coche la grúa. Los usuarios no se daban cuenta, pero hemos informado al respecto y hemos puesto una pegatina dentro del coche.

¿Ha sido un problema de las autoescuelas que utilizáis como puntos de registro e información?

Tenemos un acuerdo con las 25 oficinas de Autoescuela Gala, e intentamos que el nivel de información sea bueno, pero sí es verdad que en las primeras semanas pudo haber casos de información poco clara. Ya estamos mucho mejor.

Da la impresión de que en vuestra plataforma hay muchos aspectos que aún son muy manuales y requieren de contactar con seres humanos. No es muy de Internet…

Las normas de Alemania en términos de privacidad son muy estrictas. Cuando vemos un problema de impago, por ejemplo, es un problema manual y pueden pasar días hasta que se resuelve. Pero estamos trabajando para cambiar la plataforma y en unos meses veremos que está todo más automatizado.

¿Cómo diantres cargan los coches? Parece que haya duendecitos sueltos por Madrid con un enchufe…

Contamos con una infraestructura de puntos de recarga en naves o aparcamientos, que tiene instalados puntos de recarga rápida. En una hora cargan de 0 a 100 la batería. Tenemos un equipo muy grande de personas que cogen coches con un nivel de carga bajo y los llevan a centros de recarga.

Hay veces que los niveles de carga que señala la aplicación no coinciden con lo que marca el coche…

A veces puede ser por un problema de conectividad. En Madrid hay muchos inhibidores de señal y eso puede afectar a la recepción de datos. Lo bueno es que la transmisión de los coches tiene muy pocos datos.

Dar vueltas para aparcar puede ser muy frustrante si pagas a tanto el minuto…

Puede pasar que aparcar sea difícil, sí. En zonas como Centro, Malasaña, Ópera o Latina estamos mirando con aparcamientos para que nos reserven unas plazas y facilitar la parte de aparcar y mejorar la disponibilidad de vehículos.

Seguro que para vosotros son importantes todos los datos que recogéis, ¿los vais a comercializar?

Sí, el big data es clave. Tenemos una plataforma de recompilación y agregación de datos y con eso trabajamos para optimizar el servicio. Por el momento la clave está en optimizar el número de coches, la densidad por km2, dónde poner los coches por la mañana… Pero la prioridad por el momento es la operativa del servicio.

¿De esos datos se extrae que los madrileños conducimos peor?

En accidentes estamos alineados con otras ciudades europeas. Ha habido accidentes con gente joven, que no es que tenga que acostumbrarse a Car2Go, es que tiene que acostumbrarse a conducir, pero nada nos dice que se conduce peor aquí que en otras ciudades.

Cuando te informan del servicio, asusta la franquicia de 500 euros por el seguro a todo riesgo…

En la pantalla del navegador decimos que para pequeños defectos no es necesario señalarlos. Pero es imposible que el usuario le dé una vuelta al coche por si hay daños grandes.

¿Cuánto dura un coche de Car2Go?

La flota eléctrica dura un promedio de tres años. Es un servicio rentable allí donde opera.

¿Y cuánta gente trabaja con vosotros?

En España trabajan ya 15 personas y luego la operativa logística, de la cuál no te puedo dar detalles.

He escuchado decir que son los “coches de Carmena” cuando es un servicio privado…

El servicio es de Daimler que ha hablado con todas las autoridades públicas para poderlo plantear bien. Todos los gobiernos siempre nos han escuchado y hemos tenido una buena relación con todos ellos, tanto el anterior como el actual.