Si no has visto la película detente aquí. Lo que sigue es una colección de spoilers. Avisado quedas.

Dos veces, dos, he visto ya El despertar de la Fuerza. La primera vez me sentí un tanto decepcionada. En realidad, este nuevo episodio, más que un episodio VII, podría haberse titulado perfectamente “Episode IV: The reboot”. Es mi principal crítica (bueno, ésa y la voz del general Hux (Domhnall Gleeson), que no me convence ni doblada ni al natural). El despertar de la Fuerza es exactamente la misma historia que nos contaron hace treinta años: Empieza en un planeta desierto donde hay una joven que trastea con cacharros y robots. En algún momento, un droide redondo y que pita escapa con un mensaje secreto oculto en las entrañas y choca con la chica. Hay también un malo oscuro con máscara y sable rojo, una taberna con musiquita extraterrestre y la cosa termina con un montón de x-wings haciendo reventar la nueva Estrella de la Muerte.

Sin embargo, después de verlo todo por segunda vez y digerirlo, digamos, de otra forma, no puedo evitar verle el encanto a todo esto. Es tan de tragedia griega el que la historia se repita en un ciclo de eterno retorno…

Los personajes, en principio, parecen ya más interesantes que los de las otras seis películas juntas. Vamos uno a uno.

Kylo “sKYwalker-soLO” Ren puede parecer al principio un niñato con poco control de sus emociones. No sé que edad tendrá el muchacho. No puede ser muy joven a juzgar por la edad de Leia, pero sí es cierto que está un poco desequilibrado. Un poco “sin pulir”. Y aún así, ya es peor de lo que fue jamás Darth Vader. Vader no mató a su hijo. Kylo sí ha matado a su propio padre (y no sólo metafóricamente). Y Vader destruyó Alderaan y mató a unos niños. En una película, Ren se carga varios planetas y practica alegremente el genocidio. Por cierto, ¿a alguien le extraña que el chaval se pasase al lado oscuro llamándose Ben Solo? ¿Ben Solo? ¿Nunca puedes venir acompañado?  ¿En serio, Leia? ¿Cómo querías hacer de él un hombre de provecho? 

Dos escenas fundamentales y magníficas: El momento en que detiene el rayo del blaster de Poe al comienzo de la película y el momento final de Han Solo. Esa pugna entre padre e hijo que culmina cuando el sol se consume y la oscuridad se cierne sobre ellos. Me estremezco. En serio.

BB8 es el siguiente gran personaje. Un robot que está presente en casi todo el metraje, huyendo, bajando escaleras y cuestionándose la capacidad de los humanos para protegerlo. Porque este mini robot, que recuerda a una versión más infantil de R2D2 es como un niño que flipa con todo lo que pasa a su alrededor, pero que al final hace encajar las piezas del puzle con mucho orgullo. Se va a hinchar a vender juguetes (no son listos ni na, estos de la Disney). Tiene todo lo que le falta a R2D2, como ¡la capacidad de huir a una velocidad razonable! ¡la posibilidad de bajar escaleras sin accidentes mortales! ¡a Ben Schwartz y Bill Hader como consultores de voz! ¡Jean Ralphio y Stefon!

Ah, y ya que estamos, se me olvidaba contaros que Daniel 007 Craig sale en la peli disfrazado de stormtrooper.

Rey es Luke. Buena mecánica, buena piloto, sabe luchar, es guapa… El infortunio familiar la persigue (en realidad es huérfana, como era Luke). Lo mejor de Rey es, primero, ser un carácter femenino fuerte que no necesita que lo cojan de la mano. Es, probablemente, la mujer que más minutos ha corrido en una película en la historia del cine. Segundo, que nos va a tener entretenidos conjeturando sobre su origen al menos dos años más. Yo soy de los que opinan que es la hija de Luke. Es la solución fácil, sí, pero también es la que más me gustaría. Varios detalles apuntan a ello: El muñeco de un piloto de la Alianza Rebelde en su cabaña; esa visión que le extrae Ren de la cabeza de un océano y una isla; ese comentario que le hace la tabernera de “todos no van a volver, pero uno sí”; esa pugna final por el sable delabuelo Anakin… Lo único que dificulta la paternidad de Luke es que, al parecer, estuvo buena parte de su tiempo estos 30 años montando una academia Jedi que Kylo Ren se encargó de aniquilar. Pero vamos, que tampoco sería tan raro que se hubiese dejado caer por el planeta Jakku para saludar a alguna lugareña.

Finn. No tengo mucho que decir de él. Es el primer stormtrooper que me cae bien y encima es gracioso sin ser graciosete. Su pobre jefa, eso sí, tiene que estar frustrada. “Por un maldito Inmaculado de estos que me traen que sabe disparar y se apunta a la resistencia”, masculla por debajo del casco. Eso sí, por ahora el pobre ha caído en la más triste friend zone con Rey. Le guste o no.

Poe es como los ojos del Guadiana. Aparece y desaparece. Pero oye, me da la impresión de que esta “resistencia” tiene gente valiosa capaz de hacer cosas sin ayuda de Jedis y tal. En general son bastante profesionales y buena gente. Y no les importa que les mangues la ropa. 

Me queda la vieja guardia, ésa que arranca aplausos (de los viejos fans) cuando aparece en pantalla. No entiendo qué coño ha hecho con su vida Leia Organa, claro que tampoco entiendo la política de esta galaxia muy, muy lejana. ¿No tenía poderes Jedi? ¿No monta Luke una academia? O sea que ha tenido tiempo de practicar peinados nuevos pero ha pasado de intentar controlar una de las fuerzas más peligrosas de la galaxia… Por otro lado, Chewie y Han Solo siguen siendo Chewie y Han Solo aunque nadie entiende bien qué pasa con sus relaciones amorosas. Las que tienen con otros personajes, no entre ellos. Ya me entendéis.

No entiendo qué es la Resistencia, ni por qué existe habiendo un gobierno centralizado en ¿un solo planeta fácilmente eliminable? ¿No deberían tener su propio cuerpo militar esta gente? ¿Y los de la Primera Orden? ¿Primera? Vais apañados, majos. Anda que no ha habido órdenes. Claro que no todas tenían al hijo gigante de Gollum y Voldemort como líder… Aunque todo sea que Snoke en realidad sea bajito y acomplejado y utilice los hologramas como Oz.

Y la escena final… Con las ganas que yo tenía de ver a mi querido Luke… En fin, esas miradas del final entre “hola, querida hija”  o “vaya mierda, yo no quería que me encontraran, voy a llorar” me desconciertan. Por no hablar de ese gesto de quitarse la capucha, carne de meme.

Pero la pregunta del millón es: ¿Por qué demonios se activa R2D2 al final de la película? Aparte de porque llegaba el final, no veo explicación plausible. ¿Serían los midiclorianos? R2D2 podría haber estado perfectamente despierto con su mapa incompleto esperando que llegara BB8 a salvar el  día y no habría pasado nada. Son ganas de chupar cámara, ¿eh, R2D2? Ahorro de energía te voy a dar yo…

 

(ACTUALIZACIÓN) Un inteligente comentarista aventura que R2D2 no se activa hasta que Rey no llega a la base de la Resistencia. Dos posibilidades, R2D2 podría estar programado para activarse a la vuelta de Luke, pero al sentir a Rey, cree que es Luke y se activa. O bien Luke ya programó la llegada de su hija de algún modo en el pequeño droide. Sea como sea, más puntos para la continuidad familiar de los Skywalker.