Las primeras valoraciones de la noche en nombre del PSOE las realizaba César Luena, secretario de organización del partido, aunque de manera informal y ante los medios que se encontraban en Ferraz. Sus palabras: “esto es cosa de PP y PSOE” y “PP se hunde, mientras PSOE resiste”.

Volvía a ponerse sobre la mesa el bipartidismo. Sin embargo, la realidad atiende a que mientras PP (123) y PSOE (90) han vuelto a encabezar los resultados de estas Elecciones Generales de 2015, los nuevos partidos han logrado plantarles cara consiguiendo Podemos 69 escaños y Ciudadanos 40.

Que “el PSOE ha obtenido su peor resultado en toda la democracia” es algo que ha señalado Pablo Iglesias y que los datos corroboran. Los socialistas no han conseguido superar las cifras conseguidas por Alfredo Pérez Rubalcaba que en el año 2011 obtuvo 110 diputados. Aunque este fracaso en los resultados no parece tan estrepitoso cada vez que los de Pedro Sánchez recuerdan que en el Partido Popular, a pesar de volver a ser la fuerza política más votada, la caída con respecto a las anteriores elecciones ha sido mucho mayor puesto que han pasado de tener 186 escaños a 123.

Entre aplausos subía Pedro Sánchez a su atril en Ferraz para primero, agradecer los votos a los ciudadanos y después, presentar al PSOE como un partido ganador.

“Se abre una nueva etapa política, la apertura de un proceso de diálogo. Hay que debatir, acordar y dialogar, y el PSOE está dispuesto a debatir y dialogar para defender los intereses del país”, señalaba el secretario general del partido, que después ponía en manos del Partido Popular, por ser el más votado por los españoles, la decisión de formar Gobierno.

Celebraba así el PSOE los resultados, al mismo tiempo que aprovechaba la ocasión para felicitar a Mariano Rajoy y lanzar un mensaje de optimismo a sus votantes: “Hemos hecho historia, hemos hecho presente y el futuro es nuestro”, ponía fin a su intervención Pedro Sánchez entre aplausos.

Por lo tanto, optimismo entre los socialistas que siguen siendo fuertes en Extremadura y Andalucía, mientras que los resultados en otras Comunidades Autónomas dejan que desear. Pues claro ejemplo del tropiezo del PSOE lo vemos en Madrid, donde Eduardo Madina, número siete de la lista, se queda sin su escaño en la capital.