El líder de Podemos da por finiquitado el “sistema de turnos y de dos partidos” y lanzará una ronda de contactos con todos las formaciones para reformar la Constitución con el objetivo de blindar los derechos sociales, reconocer el derecho a decidir de las regiones y convocar un referéndum en Cataluña, cambiar el sistema electoral para hacerlo proporcional, hacer posible revocar al presidente a mitad de legislatura y cerrar las puertas giratorias. Todo lo que queda fuera de este escenario, para Podemos es “entregar el Gobierno a Rajoy y al PP”. “Ni por activa ni por pasiva Podemos va a permitir que gobierne el PP. Ni con votos a favor ni con abstenciones. El PP no puede formar parte del futuro de nuestro país”, ha sentenciado Iglesias, que anticipa que “estaría encantado” ante la posibilidad de una nueva convocatoria de elecciones.

Podemos considera que es la única fuerza política capaz de liderar un proyecto común para España y funcionar como “pegamento” de la unidad del país. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, da por muerto el “sistema del turno y de dos partidos” tras el 20-D y considera que sus más de cinco millones de votos –mientras PP y PSOE cosechan sus peores resultados en décadas- le habilitan para impulsar una ronda de contactos para reformar la Constitución.

Una reforma que debe servir para que la Carta Magna incluya garantías de blindaje de los derechos sociales, de cambiar el sistema electoral para hacerlo proporcional, de acabar con las puertas giratorias y con la politización de la justicia, de establecer la moción de confianza ciudadana (revocabilidad del presidente a mitad de mandato) y para reconocer el derecho a decidir de las regiones y, explícitamente, promover un referéndum en Cataluña sobre su eventual independencia.

Descarga toda la responsabilidad en el PSOE

Y para Pablo Iglesias todo lo que se salga de este nuevo marco implica “entregar el Gobierno y el país otra vez a Rajoy y al PP”. El líder de Podemos marca así las líneas rojas de la negociación (por mucho que insista en no llamarlas así, en que la prensa tampoco lo haga) y descarga toda la responsabilidad en el PSOE de mantener al PP en Moncloa si no las acepta. “Estos ejes no son una propuesta de máximos, responde a consensos que ya existen en nuestro país; y son la única vía para garantizar la unidad de de España”, ha subrayado este lunes el líder de Podemos en rueda de prensa.

Y es que para el secretario general de Podemos, PSOE y Ciudadanos no parecen dispuestos a reconocer la plurinacionalidad del país y pretenden apostar por el inmovilismo en política territorial, lo que, a juicio de Iglesias, daría a entender su disposición a entregar el Gobierno de nuevo al Partido Popular. “Quien no entienda que España es un país diverso y plurinacional, está hablando de una gran coalición [la unión del PP y PSOE] y de entregar el Gobierno y el país a Rajoy y al PP”, ha dicho. “El referéndum es imprescinbile para que Cataluña siga dentro de España. Defendemos sin ambigüedades que haya un referéndum en Cataluña”.

“Los que están diciendo que no se puede hablar con todos y niegan que España es plurinacional están diciendo ‘cuatro años más de Rajoy’. Que no cuenten con nosotros”, ha advertido al Partido Socialista. “Ni por activa ni por pasiva Podemos va a permitir que gobierne el PP. Ni con votos a favor ni con abstenciones. El PP no puede formar parte del futuro de nuestro país.”

Iglesias ha evitado en todo momento desvelar su disposición, o no, a apoyar una eventual investidura del socialista Pedro Sánchez para frenar la reelección de Mariano Rajoy. “No es el momento de hablar de investiduras, porque estamos en una nueva transición. Hay que hablar de España”, ha sentenciado. “Nosotros no estamos planteando nuestra investidura, sino que hablamos de tender la mano a otras formaciones desde la fuerza que nos han dado 5 millones de ciudadanos”.

Optimista si hay nuevas elecciones

En cualquier caso, desde Podemos no se descarta que la falta de acuerdo lleve al país a una nueva convocatoria de elecciones. “Estaríamos encantados de asumir ese escenario, pero no es nuestra voluntad”, ha destacado. “Si los ciudadanos tienen que volver a vota, nosotros somos optimistas, porque en cada eleción las fuerzas del cambio crecen. Ahora no tocan ls prisas. Si las fuerzas inmovilismo fuerzan un escenario como ese, lo aceptaremos encantados”.

De hecho, Iglesias da por hecho que Podemos protagonizó la gran remontada esperada y, emulando al Felipe González de 1996, ha subrayado que “nos ha faltado una semana y más debates”. Podemos ha obtenido un 20,66% de los votos, con más de 5,18 millones de apoyos. De la nada, más de 5 millones de votos que le permiten irrumpir en el Congreso con 69 escaños. Ese último paso que no ha conseguido dar es el que le ha dejado a apenas 340.000 votos y menos de 1,4 puntos de superar al PSOE como segundo gran partido del país. Pero ese último paso, que parece tan pequeño, se traduce en una brecha de 21 diputados por debajo de los socialistas (69 frente a los 90 del partido de Pedro Sánchez, que consecha el peor resultado del PSOE de toda la democracia). Hubo remontada, pero se quedó corta.