Las Elecciones Generales de 2015 han sido las primeras elecciones de Podemos, que une sus fuerzas a las de otros partidos minoritarios (Compromís-Podemos-És el Moment, En Marea y En Comú Podem) para lograr 69 diputados, situándose así como tercera fuerza política en el Congreso.

El candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha asegurado tras conocer los resultados de las elecciones que “España ha votado un cambio de sistema” y eso tiene una implicación “irrenunciable, imprescindible e inaplazable”, que es la reforma constitucional. Esa es la línea roja que ha marcado Iglesias en su comparecencia ante los periodistas en el TeatroGoya de Madrid, en la que ha recalcado que Podemos con las fuerzas del cambio ha logrado 69 diputados, más del 20 por ciento de los votos -entorno a cinco millones de sufragios- y es la primera fuerza en Cataluña y el País Vasco y la segunda en Madrid, Valencia, Navarra, Baleares y Galicia.

Escoltado por todos los miembros de su Ejecutiva, el líder de Podemos ha puesto el acento además en que “el PSOE de Pedro Sánchez” ha obtenido los peores resultados de toda la democracia y el PP, el peor desde 1989. “Se acabó el sistema del turno”, ha enfatizado después de asegurar que este 20D “ha nacido una nueva España” que inaugura una nueva etapa. Y a la vista de los resultados electorales de Podemos y sus alianzas territoriales, Iglesias ha considerado que se ha puesto de manifiesto la necesidad de un nuevo acuerdo territorial, que sólo puede liderar la formación morada.

“Somos la única fuerza política de ámbito estatal capaz de liderar la concreción de ese nuevo acuerdo territorial que respete la plurinacionaldiad de nuestro país”, ha señalado. “Lo hemos dicho muchas veces, para nosotros Cataluña es una nación que tiene que tener un encaje constitucional distinto; somos favorables a que se convoque un referéndum”, ha añadido cuando cuando los periodistas le han preguntado si una de las líneas rojas que planteará para posibles pactos será la convocatoria de la consulta.

Sí ha dejado muy claro que en cualquier acuerdo que negocie a partir del lunes con el resto de las fuerzas políticas, pondrá sobre la mesa la necesidad de blindar en la Constitución los derechos sociales, la reforma del sistema electoral para hacerlo más proporcional y la inclusión de un revocatorio al Gobierno si incumple su programa electoral.

“España ha votado cambio de sistema”, ha remarcado Iglesias, que ha considerado también “inaplazable” e “imprescindible” ese blindaje constitucional del derecho a una vivienda digna, la sanidad y la educación pública, y la inclusión de una moción de confianza ciudadana al Gobierno para comprobar el cumplimiento de su programa. “Un Gobierno que no cumpla podrá ser revocado”, se ha comprometido.

Iglesias ha insistido en hablar de los resultados de Podemos sumados a los de las fuerzas del cambio, que estarán -ha dicho- para defender la justicia social y combatir la corrupción. No obstante, ha rechazado hablar de “entendimientos” con el PSOE pues, ha dicho, “no toca” abordar esas cuestiones sino hablar de “reformas constitucionales”.

“Los 69 diputados de Podemos van a tender la mano a las fuerzas políticas para hacer cambios constitucionales antes de hablar de cualquier otra cosa”, ha avisado, una idea que ha repetido ante una segunda pregunta sobre ese asunto para apostillar que eso permitiría traducir “una voluntad política de cambio de sistema”.