El 2015 llega a su fin y los balances se agolpan. Las compañías que tienen buenos resultados y crecimientos a doble dígito se esfuerzan por proclamarlo a los cuatro vientos. Este es el caso de Huawei, que de ser una compañía de segunda línea en el segmento de la movilidad ha pasado a ser un gigante cuyo crecimiento no encuentra techo (de momento).

Si hay un sector que debe ser ágil y dinámico es el tecnológico. Las estrategias de un año no necesariamente sirven para el siguiente. Esto provoca que los acuerdos corporativos y lanzamientos estén en constante revisión. Solo de esta forma se puede entender que Huawei haya pasado de competir en la gama media y baja de terminales móviles, a estar en la pugna por posicionar sus tope de gama frente a Apple y Samsung.

¿Ahora quién discute esta estrategia? Según el director del área de Consumo en Europa Occidental, Richard Ren, el volumen de ventas alcanzado en esta región durante 2015 ha sido superior a los 2.000 millones de dólares, con un incremento del 45% con respecto al año anterior. Según Ren hay tres motivos por los que se ha dado este aumento:

  • El primero de ellos tiene que ver con el tema de las gamas. El directivo de Huawei confirma que ha habido un cambio en la forma de enfrentarse a los consumidores. Según una entrevista que recoge ‘mobileworldlive.com’, la aparición de terminales como el P8 o el Mate S, ha provocado que la compañía de origen chino pueda estar situada de igual a igual (más o menos), con fabricantes que siempre han competido en esas gamas, como es el caso de Samsung o Apple.
  • Otro factor que destaca Ren tiene que ver con los acuerdos y asociaciones que han conseguido con diversas compañías en diversos canales. En este sentido solo hay que echar un vistazo a cualquier web de algún operador español para ver que muchas de sus ofertas o promociones están asociadas a un terminal de Huawei.
  • Por último, el responsable del área de consumo en Europa Occidental también ha señalado que han trabajado mucho en mejorar su trabajo para que los usuarios tengan una mejor percepción de la compañía. Algo que no deja de ser una tarea complicada por las tradicionales referencias y suspicacias que hay sobre las empresas chinas. Aunque este estigma parece ya bastante superado.

En un ataque de orgullo corporativo, Ren asegura que llevar a cabo estas tres acciones les está reportando un gran aumento de ventas y un reconocimiento de la marca. En cuanto a lo primero parece que no se puede negar. De hecho, en España, la compañía ha alcanzado este año los dos millones de dispositivos vendidos, superando por tercer año consecutivo el millón de unidades comercializadas. En este sentido, se ha consolidado como segundo fabricante de smartphones en el país, posición en la que se mantiene desde el mes de mayo, según los datos de GFK, que en su último informe adjudica a Huawei una cuota de mercado del 13%.

Por lo que respecta a la percepción, es más difícil de medir. De momento Huawei está llegando como lo hizo Samsung en su día: mediante ofertas con operadores y precios baratos de sus gamas medias. Ahora habrá que ver, realmente, ese comportamiento individual de esas gamas altas en la soledad de un escaparate. Comprar un terminal así, “a pelo”, es demostrar confianza en el producto y la marca. En 12 meses toca revisar esta noticia.