Cuando todos los focos en el sector de las telecomunicaciones parecen atender a los derechos del fútbol y las ofertas convergentes, los operadores del norte siguen paso a paso con su consolidación (y crecimiento). Es el caso de Euskaltel, que deja atrás un 2015 ajetreado y en el que termina siendo hijo pródigo en su tierra en el segmento móvil.

Concretamente, Euskaltel se ha convertido en el primer operador de móvil en Euskadi en el mercado residencial, con una cuota del 30%, frente al 22% de Telefónica. Esto supone para el operador vasco llegar a los 300.000 clientes, 90.000 más que hace un año.

Según recoge Europa Press, los directivos de la compañía se muestran muy satisfechos con 2015. En una comparecencia pública en la que han estado presentes el presidente del operador vasco, Alberto García Erauzkin; el director general, Fernando Ojeda; y el secretario general del Consejo, Francisco Javier Allende, han señalado que se trata de “un año muy bueno para los accionistas, las personas, la sociedad vasca y, a partir del 1 de diciembre, para la sociedad gallega”.

En este sentido, Ojeda ha destacado que Euskatel ha sido el operador “que más ha crecido” en el último año en la región vasca, en la que es “líder del mercado en móvil postpago”, con un 30% de cuota frente al 22% del segundo operador. “Al cierre del tercer trimestre, Euskaltel contaba con 90.000 clientes de móvil más que hace un año. En un año, ha pasado de ser tercer operador de móvil residencial a convertirnos en los primeros”.

En este contexto, según la compañía su “obsesión” ahora es “ser el mejor proveedor de acceso a banda ancha -segmento en el que ha crecido este año un 2%-, allá donde esté, con fijo o móvil”. Asimismo, Fernando Ojeda ha recordado, en este sentido, que el operador ha incorporado el servicio 4G, con 40.000 clientes y en la actualidad “despliega” su propia red, gracias a su licencia de LTE/4G, con la que han empezado a funcionar este jueves tres antenas propias.

Un buen año, pero no redondo

Pese al gran 2015 que ha tenido Euskaltel, hay algunas chinas en el zapato, como por ejemplo que Telecable haya sido comprada por otros y no por ellos. Todo pasó hace unos meses cuando la compañía asturiana fue adquirida por 640 millones por Zegona, un vehículo creado por fondos tan solventes como Fidelity, permitiendo la salida de sus actuales accionistas Carlyle y de Liberbank. La operación fue financiada con una ampliación de capital de 251 millones de libras, los 30 millones con los que salió a cotizar el vehículo y un crédito negociado por Goldman Sachs.

El problema para Euskaltel fue que no se esperaba un rival serio para comprar Telecable. Sabían que podrían superar a R en la puja, pero no se imaginaban que llegaría a la ecuación otro competidor. Y, además, uno con vocación industrial.

Ante este panorama habrá que ver cómo evoluciona Euskaltel y cuáles son sus movimientos, tanto corporativo como de negocio.