El Juzgado de Primera Instancia número 54 de Madrid ha levantado la suspensión de las obras que realizan en la manzana de Canalejas, en el centro de Madrid, en el marco de la conocida como ‘Operación Canalejas’, donde está proyectado un complejo hotelero, comercial y residencial y cuyos trabajos estaban paralizados desde el pasado mes de octubre.

El juez ha desestimado la demanda de suspensión de obra nueva interpuesta por la firma R&A Palace Gestión contra el Centro Canalejas Madrid, Grupo Villar Mir, Promociones y Propiedades Inmobiliarias Espacios, OHL y el Ayuntamiento de Madrid. El fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, establece que la demandante “carece del mínimo título posesorio ni interés jurídico concreto y digno de protección que se le ha de exigir en este tipo de procedimientos”.

R&A Palace Gestión pidió hace tres meses la suspensión de estas obras alegando que había suscrito con el Banco Santander un contrato de compraventa sobre el conjunto de los edificios de la Plaza Canalejas y que la entidad bancaria había decidido por su cuenta resolver dicha compraventa revendiéndolo a la parte demandada en diciembre de 2012, que posteriormente decidió poner en marcha este proyecto.

En la sentencia, que llega casi una semana después de que se celebrara en el mismo Juzgado de Instrucción una vista pública entre todas las partes implicadas con el objetivo de analizar la legalidad de las obras, se alza definitivamente la suspensión de obra nueva de la Operación, se absuelve a los demandados y se condena a R&A Palace Gestión al pago de la totalidad de las costas procesales causadas, “con expresa declaración de temeridad”.

El fallo señala que el litigio entre R&A Palace Gestión y el Banco Santander respecto del contrato de compraventa de los inmuebles, “no ejercita más que una acción personal de contenido estrictamente económico, pero “no una acción que le vaya a otorgar algún título posesorio” sobre dichos inmuebles. También hace alusión a un informe que presentó la demandante ante el Ayuntamiento de Madrid en julio de 2012 donde “no marcó las casillas correspondientes a ‘Ser propietario de la finca’ o ‘ Ser posible comprador'” sino que “únicamente indicó estar realizando estudios” para los que les resultaba de “gran utilidad” la información.

Asimismo, recuerda que ya en una primera demanda, en el marco del litigio con Banco Santander, R&A Palace Gestión “no estaba solicitando la entrega de los inmuebles ni que se le reconociera derecho ninguno sobre ellos, pese a lo que parece dar a entender posteriormente en su escrito de recurso de apelación; si bien acaba reconociendo en dicho escrito que, en cualquier caso, dicha entrega resultaría jurídicamente imposible”.

En definitiva, entiende que independientemente del alcance de las obras, la demandante “no mantiene en la actualidad la posesión ni derecho ninguno” sobre los inmuebles; y “ni siquiera tiene una mínima expectativa de ostenta tales derechos en el futuro” aun cuando la Audiencia Provincial pudiera estimar su recurso de apelación.