La policía holandesa ha atendido una petición del juez Santiago Pedraz y ha entrado a registrar este jueves una empresa de La Haya, ITPS, sospechosa de haber creado sociedades pantalla para Oleguer Pujol.

El caso Pujol llega a Holanda. La Policía de aquel país, atendiendo una comisión rogatoria acordada por el juez Santiago Pedraz, ha entrado a registrar una empresa de La Haya sospecha de crear sociedades pantalla para el pequeño del clan, para Oleguer Pujol.

Esta actuación es la ejecución de una comisión rogatoria acordada por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y que es coordinada por la Fiscalía Anticorrupción y contra el crimen organizado. Estas empresas pantallas son claves para poder demostrar las operaciones que el hijo menor de Jordi Pujol hacía para obtener ventajas fiscales y supone un paso más para estrechar el círculo sobre él.

La operación se enmarca en la adquisición de 1.152 oficinas del Banco Santander por 2.040 millones de euros, que la Audiencia investiga por presunto blanqueo y fraude fiscal. Esa compra se llevó a cabo a través de Samos Servicios y Gestiones SLU y el ingreso del importe se efectuó por medio de Marway BV. En la sociedad, que sólo tenía un empleado, figuran tres apoderados holandeses. Se investiga quiénes son los socios de la empresa.