Sin pudor ni miramientos. Así es como China ha defendido la censura en internet en una cumbre mundial sobre asuntos digitales. Una de las potencias tecnológicas como el país asiático sigue creyendo que es posible cercar internet, y para no ello no duda en proclamarlo en un foro mundial delante de toda la industria.

Este golpe a la libertad ha sido perpetrado durante la celebración de la II Conferencia Mundial de Internet, en la que el presidente Xi Jinping abogó por aplicar más “orden” en la gestión de la red de redes ante algunos líderes de países aliados y representantes de grandes firmas tecnológicas internacionales.

Sin ningún tipo de temor, esas palabras han sido pronunciadas delante de compañías como Facebook, Google o Twitter, donde lógicamente en China están bajo un régimen de censura.

No obstante, la conferencia, pese a ser mundial, sigue estando bastante restringida a los países tienen una sensibilidad ideológica muy próxima al gigante asiático. Así, entre los cerca de 2.000 participantes de unos 120 países, estuvieron el presidente de Pakistán, Mamnoon Hussain, y los primeros ministros ruso, Dmitri Medvédev, y kazajo, Karim Masimov, que venían de participar en una cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en otra ciudad china. También asistieron el viceministro de Comunicaciones de Cuba, Wilfredo González Vidal, y, por parte de la ONU, el chino Wu Hongbo, subsecretario general de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales. Un plantel bastante peleado con la libertad individual y de internet.

Para defender que en 2015 haya un control de internet, desde China se escudan, entre otras cosas, en el terrorismo internacional. Así, el dirigente chino habló de “aumentar el diálogo y la cooperación bajo la confianza mutua y el respeto, promoviendo la transformación del sistema global de internet para impulsar la paz y la seguridad”. Una transformación que despierta suspicacias, ya que China, con un férreo sistema de censura conocido como el “Gran Cortafuegos”, ha restringido aún más internet desde que Xi llegó al poder hace tres años, aprobando una controvertida ley de seguridad nacional que, por primera vez, insta a proteger la “cibersoberanía”. Precisamente, Xi remarcó hoy varias veces el deber de “respetar la cibersoberanía de cada país”, y urgió a que “ningún doble estándar debe ser aceptado en ciberseguridad”.

Todos son bienvenidos… si obedecen

Pese a la globalidad tecnológica, y que decenas de empresas chinas se encuentran asentadas tanto en Europa como Estados Unidos, el país asiático mantiene un gran recelo a dotar a sus ciudadanos de libertad digital.

Es más, pese a que el dirigente chino habló de fortalecer la innovación, no perdió la oportunidad de recordar a las empresas extranjeras que “son bienvenidas en China”, siempre y cuando, dijo, “obedezcan las leyes del país”. Y es que Pekín utiliza a sus casi 670 millones de internautas para persuadir a las compañías a doblegarse a sus preceptos, tal y como alertó la organización Amnistía Internacional (AI) ayer en un comunicado.

Muchas de las grandes firmas tecnológicas enviaron han enviado a sus directivos a la cita, entre ellas Microsoft, Apple, Yahoo, Siemens, IBM, Yahoo y Qualcomm. Pero eso no ha sido motivo para que haya ningún tipo de autocensura, y valga juego de palabras, para que los dirigentes chinos expresen sus pensamientos sobre lo que debería ser la libertad en internet.

Cada uno a lo suyo

En realidad lo que pienses estas multinacionales le preocupa poco a China. Mientras que puedan seguir exportando sus servicios, si la ciudadanía de su país no goza de plenas libertades no es asunto suyo. Así se describe de las propuestas que han planteado en la conferencia. Las peticiones del Gobierno chino a la comunidad internacional es que respeten “la soberanía de internet de todos los países”.

Esto ya lo propuso Xi propuso durante su viaje a EE.UU. el pasado mes de septiembre, en el que intentó que compañías tecnológicas firmaran una declaración que subrayaba compromisos como “no dañar la seguridad nacional de China”, un concepto cada vez más abstracto en el país.

Algunos expertos consideran que la citada ley de seguridad nacional, aprobada el pasado verano, servirá también para aumentar la represión y la censura en la red, al incluir expresamente la defensa de la “cibersoberanía”.