El grupo turístico presidido por Javier Díaz pone fin a todos los procedimientos judicales contra el fondo de capital riesgo y le vende la participación que le quedaba en Wamos. Gowaii y Wamos trabajan en una alianza comercial para impulsar su negocio.

El grupo turístico Gowaii y el fondo de capital riesgo Springwater han acordado poner fin a sus disputas, que habían derivado incluso en una batalla legal. Gowaii y Springwater compraron el año pasado conjuntamente el negocio de viajes de Pullmantur (las agencias de Nautalia, dos touroperadores y una aerolínea chárter) y lo agruparon bajo la nueva marca Wamos. Pero la alianza fue breve.

El grupo turístico presidido por Javier Díaz y el fondo capitaneado por Martin Gruschka no tardaron en romper relaciones, y Gowaii se sumó a la causa judicial abierta por la denuncia de un exdirectivo de la agencia Nautalia por un presunto desvío de los fondos de la compañía por parte de Springwater. Gowaii ha decidido ahora desistir de continuar con los procedimientos judicales contra su antiguo socio y considera suficientes las aclaraciones recibidas por Springwater acerca de su gestión en Wamos, según se recoge en un comunicado conjunto de las dos compañías remitido ayer a sus empleados.

El acuerdo también implica la salida de Gowaii del capital de Wamos, que vende la participación indirecta que le quedaba en la compañía turística a la propia Springwater (que controla el 81% de Wamos, frente al 19% en manos de Royal Caribbean).

Con los pleitos cerrados y sellada la paz, Gowaii y Wamos se disponen ahora a trabajar juntos para “maximizar las relaciones comerciales entre ambos operadores turísticos”. Los dos grupos pretenden explotar la complementariedad de sus negocios para impulsar sus actividades. “Tanto Gowaii como el Grupo Wamos están trabajando en implementar mecanismos que redunden en beneficio mutuo y que reforzarán el posicionamiento de cada uno en su segmento”, apuntan las compañías en el comunicado interno.