Malas noticias para Apple llegan de la mano de la consultora Morgan Stanley que prevé una bajada de las ventas de iPhone en el año 2016. ¿Estará preparada la compañía de la “manzana” para hacer frente a esta posible caída?

Desde que en 2007 saliese a la venta el primer iPhone, las cifras de la compañía y el número de unidades vendidas no han parado de crecer. Entonces, el iPhone de primera generación logró vender casi 1,4 millones de dispositivos. Ahora, en 2015, hablamos de más de 231 millones de iPhone vendidos.

Viendo estas cifras y su tendencia al alza, que se mantiene desde la presentación del primer iPhone hasta ahora, parece impensable hablar de una caída en las ventas. Sin embargo, Katy Huberty, directora general del departamento de investigación de la consultora Morgan Stanley, predice que las ventas de iPhone se reducirán en 2016. Ni siquiera la salida al mercado del iPhone 7 sobre el que ya circulan rumores en internet, podrían salvar la caída.

Las primeras estimaciones apuntaban a que en el próximo año Apple lograría vender 247 millones de unidades, volviendo a superar todas las cifras. Pero, ahora Katy Huberty cambia su predicción para decir que las ventas de iPhone en 2016 serán de 218 millones de dispositivos, los que se traduciría en una caída del 5,7%, una situación que no se ha dado todavía en la historia de Apple.

Este posible descenso en las ventas tiene su explicación. Desde Morgan Stanley señalan que “el aumento de los precios en los mercados internacionales (a excepción de China) junto al crecimiento en número de usuarios que están teniendo otras marcas fabricantes de smartphones” justifica la posible caída en las ventas de iPhone.

Y es que no podemos olvidarnos de que los teléfonos móviles de Apple son dispositivos de gama alta, cuyo precio, podríamos decir, destaca por ser bastante elevado. Cualquiera no está dispuesto a gastarse los 749 euros que cuesta el iPhone 6s en su versión de 16GB. Al mismo tiempo, nos encontramos con que las compañías chinas han logrado introducir sus productos en el mercado de los smartphones con una gran aceptación.

Por lo tanto, en caso de que la predicción que realiza Katy Huberty fuese correcta, podríamos terminar hablando del gran problema de Apple, ya que el iPhone es el producto estrella de la empresa de Cupertino: más de dos tercios del total de sus ingresos y beneficios tienen como protagonista al smartphone. Si bajan las ventas de iPhone, inevitablemente, Apple verá mermado su crecimiento.

¿Un secreto a voces?

La posible caída de las ventas de iPhone sin embargo no parece encerrar ningún misterio, pues ya en agosto, desde Pacific Crest Securities señalaron que las ventas del iPhone 6 eran “irrepetibles” y que los inversores lo único que debían esperar era una bajada en las cifras. Atendiendo a estas declaraciones, cabría decir que el próximo iPhone 7 no batirá récords, aunque desde luego habrá que esperar que acogida e interés despierta entre los fans y usuarios de la marca de la “manzana”. 

También Ming-Chi Kuo, analista de KGI Securities, pronosticó en octubre un descenso en las ventas del iPhone6s para el periodo de compras navideñas.

Mejor suerte correrán el Apple Watch y otros servicios como Apple TV que, según Morgan Stanley, podrían aumentar sus ingresos por ventas en un 2% durante el año 2016.