El presidente de Iberia reclamó la necesidad de que en Madrid sólo hubiera una gran aerolínea con un solo gran centro de interconexión de vuelos. Una compañía (Iberia) y no dos (ésta y Air Europa) como ahora. Y el presidente de Globalia recoge el guante: en efecto, es mejor una sola gran aerolínea, pero que sea la suya.

Las relaciones entre Iberia y Air Europa son malas, históricamente malas. El enfrentamiento ha sido casi permanente desde que en los noventa tomara forma la liberalización del sector aéreo y se rompiera el monopolio de las compañías de bandera (Iberia, en el caso español).

Con altibajos, pero casi siempre tensas, las relaciones se han enquistado en los últimos años (con el asalto de Air Europa al mercado latinoamericano aprovechando el cierre de rutas de una Iberia en reestructuración) y, sobre todo, en los últimos meses (por la batalla legal por el megacontrato de la gestión de los viajes del Imserso).

La pasada semana, el presidente de Iberia, Luis Gallego, aprovechó un encuentro con periodistas para quejarse de que en otras capitales europeas sus aeropuertos son hubs –centros de interconexión de vuelos- para sólo una gran compañía, mientras que en Madrid son dos aerolíneas las que comparten el aeropuerto de Barajas como nudo de conexión: Iberia y Air Europa. Y eso, según Gallego, es malo para Madrid y para España, que ven cómo su principal aeropuerto no deja de perder posiciones en el ránking de tráfico de pasajeros.

Hidalgo responde atacando

El presidente de Air Europa, Juan José Hidalgo, recoge el guante de su gran rival y se muestra de acuerdo en las bondades de que una sola compañía aérea tenga en Barajas su gran centro de interconexión. Pero si el hub no es compartido y sólo ha de haber una compañía, que sea, claro, la suya.

“Estamos de acuerdo en que haya un solo hub en Barajas, y dejar en él a la aerolínea que es enteramente española”, ha subrayado Hidalgo en declaraciones a SABEMOS. Y es que uno de los mantras del presidente de Globalia –matriz de Air Europa- desde hace tiempo, y sobre todo durante la batalla por los viajes del Imserso, es que Iberia ya no es una compañía española, al estar controlada por el holding IAG, en el que tiene un mayor peso la británica British Airways.

El presidente de Iberia, Luis Gallego. FOTO: Iberia.

Iberia y Air Europa tienen en el aeropuerto de Madrid-Barajas su gran centro de interconexión de vuelos (hub, como se conoce en el sector). Ambas compañías concentran en Madrid la inmensa mayoría de sus vuelos nacionales y europeos para alimentar sus rutas intercontinentales hacia Latinoamérica. Iberia en la T4 y Air Europa en el resto de terminales del aeródromo capitalino.

El dominio de Iberia en Barajas sigue siendo holgado. Entre enero y octubre de este año, Iberia concentró 10,5 millones de pasajeros en el aeropuerto madrileño (a los que habría que sumar los 3,3 millones de su filial Iberia Express), mientras que Air Europa en lo que va de año ha superado por poco los 6 millones de viajeros. Unas cifras que sirven para mantener las distancias de los ejercicios anteriores (en 2014, Iberia y Express sumaron 14,5 millones de pasajeros, frente a los 6,7 millones de la filial de Globalia; y en 2013, el tráfico fue de 14 millones para las compañías de IAG frente a 6 millones de usuarios de Air Europa).

Las críticas de presidente de Iberia

A España, como país, le viene mejor tener una compañía grande y un hub aéreo grande, no dos compañías medianas y dos ‘hubs’ medianos”, advirtió la pasada semana el presidente de Iberia, Luis Gallego. Una queja que llega después de que Aena cediera el año pasado a Air Europa, la aerolínea del grupo Globalia, la Terminal 3 de Barajas –además de las T1 y T2 en las que ya estaba- para que potencie sus operaciones de conexión de vuelos hacia Latinoamérica, (el mercado en que es líder Iberia y el que supone el negocio central de la compañía de IAG).

“Canibalizándonos así, no sólo pierden las dos aerolíneas, que también, pierde España y pierde Madrid. Tener un hub en la T4 y un ‘hubito’ en la T1, T2 y T3 no es bueno para Madrid ni para España, porque se consiguen captar menos pasajeros”, apuntó Gallego. “España necesita un gran hub y para eso tiene que proteger el que tiene. No hay ningún aeropuerto del mundo que sea el principal hub de dos compañías a la vez”, explicó el presidente de Iberia, que subrayó como Lufthansa controla el aeropuerto de Frankfurt, Air France lo hace en París-Charles de Gaulle y su socia British Airways en Londres-Heathrow. “Nadie les tose en sus ‘hubs”

“Iberia no tiene las mismas condiciones. Si en España queremos un hub de referencia, hay que potenciarlo; y ahora no se está haciendo”, advirtió el ejecutivo, que en ningún momento precisó las medidas que Iberia reclamaría a Aena o al Gobierno para impulsar que sólo haya un gran centro de conexión y una gran compañía en el país. Y, en cualquier caso, rechazó que su postura pretenda ser intervencionista. “Iberia siempre defiende la libre competencia y se encuentra muy cómoda con ella”.

Las relaciones entre Iberia y Air Europa se han torcido del todo por la batalla legal en la disputa por la gestión de los viajes del Imserso, que coincide con un escenario en que ambas compañías se disputan el control de rutas en España y Latinoamérica. Al tiempo, Air Europa parece dispuesta a plantar cara también a Iberia en las conexiones en España y en Europa con el inminente lanzamiento de la nueva Air Europa Express y a abrir un nuevo frente con la construcción de su propio hangar de mantenimiento en Barajas, que hasta ahora era un negocio exclusivo de Iberia en Madrid.