Justo cuando Bruselas está mirando con lupa las operaciones de fusiones y adquisiciones que se están dando en el mercado de telecos europeo para fomentar que existan cuatro grandes operadores en cada país, en España la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado un informe que habilita una posible compra de Yoigo por parte del algún operador para que el mercado se reduzca a tres compañías, aunque la última decisión siempre quedaría en manos de Bruselas.

Concretamente la CNMC ha aprobado un informe por el que propone ampliar la cantidad de espectro radioeléctrico del que pueden disponer los operadores de telecomunicaciones. Esta ampliación estaría condicionada a que los operadores ofrecieran un acceso mayorista al espectro para terceros operadores. El espectro radioeléctrico, que es un recurso escaso y esencial para poder dar servicios de telefonía móvil, hizo que el Gobierno fijara en 2011 límites para que ningún operador pudiera acaparar más de 185 megaherzios (MHz) de espectro.

Esta fue la causa por la cual Vodafone y Orange desestimaron (en gran medida) la compra de Yoigo, al no tener ninguna certeza de que podrían mantener el espectro que poseía la filial del grupo de Teliasonera una vez que compraran la compañía.

Ante el nuevo escenario que abre el regulador en el que hay mayor espectro, cualquier operador podría ver con buenos ojos la compra de Yoigo. El único requisito sería, por ejemplo, hacerle una oferta mayorista a MásMóvil, que busca ser uno de los operadores alternativos. La situación final es que se habilita la consolidación de espectro para que existan tres grandes operadores con mucha capacidad.

Volumen de espectro. Fuente: CNMC

Sobre esta posibilidad de compra, según confirman fuentes de la CMNC a SABEMOS, si se amplían los límites de espectro, se podría comprar al cuarto operador, como ha pasado en otros países europeos. Por eso la CNMC propone que se amplíen los límites del espectro y, como contrapartida, que los operadores tengan que dar una oferta mayorista de acceso para OMVs, para que no quede distorsionada la competencia.

La situación, tal y como plantea el propio regulador, es que se deben mirar los ejemplos más recientes de Irlanda, Alemania o Austria, que tras los procesos de concentración quedan operando únicamente tres operadores móviles de red, los cuales disponen de recursos radioeléctricos superiores a los que actualmente se permiten en España con los actuales límites máximos fijados. En los tres casos, los procesos de concentración supusieron compromisos de acceso mayorista a las redes móviles a terceros operadores (OMV), con el objetivo de garantizar que dichos procesos no supusieran una merma en el nivel de competencia en el mercado móvil que existía en los citados países.

En este escenario, la posibilidad de ampliar los presentes límites máximos de disponibilidad de espectro generaría un potencial escenario en el cual no estaría garantizada la disponibilidad de recursos suficientes para un cuarto operador, según señala el regulador en su informe. Así, ve necesaria la obligación de acceso mayorista, tal como ha sucedido en los países anteriormente señalados, ya que se vuelve un elemento esencial para garantizar la pervivencia de los actuales OMV y permitir la aparición de nuevos operadores en el mercado sin quedar al arbitrio de los operadores de red, según reconoce la CNMC.