¿La palabra clave de la semana? ¿No se la imaginan? Oh, yeah: elecciones. Y por partida triple

Porque si tuviéramos poco con los comicios patrios, que están a punto de caramelo, esta semana que ahora acaba nos hemos desayunado más de tres y de cuatro portadas con los resultados que las urnas depararon en Venezuela –con un fuerte revés para Maduro– y en Francia –donde Marine Le Pen se afianza inexorablemente–.


¿Y qué me dicen del “Debate Decisivo”? ¿No lo vieron? Hubo para todos los gustos. Como portadas. En alguna, incluso, Soraya Sáenz de Santamaría parece igual de alta que Pedro Sánchez, que llegó a jugar en el Estudiantes y todo…


En el plano internacional tenemos que dirigir nuestra mirada hacia Donald Trump, ese señor de peinado imposible que quiere llegar a ser presidente de los Estados Unidos. No vean la que le ha caído en el Reino Unido esta semana, donde más de 300.000 personas han firmado ya una petición al Parlamento británico para vetar su entrada al país tras sus últimos comentarios racistas sobre los musulmanes. Un regalito, de verdad.


Y la semana concluyó calentita, gracias a esas suculentas comisiones que, según adelantó El Mundo, recibían Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna de contratistas españoles. Presuntamente, claro. El mismo rotativo llevó también a portada, compartiendo protagonismo con el tema anterior, algunas pesquisas sobre las actuaciones de la candidata de Podemos, Victoria Rosell, cuando estaba al frente de un juzgado en Canarias. Presuntamente también, por supuestísimo.