Numerosos medios de comunicación se han hecho eco en los últimos días de una nota difundida por Podemos a través de Facebook pretendiendo que Manuela Carmena habría reducido, en tan solo un trimestre, el 19,1% de la deuda del Ayuntamiento de Madrid. La citada nota afirmaba que tal eficacia constituye: “Una prueba más de que una buena gestión de los recursos es cuestión de voluntad política, y de que cuando se quiere se puede.”

Fenomenal. Y digno de aplausos, junto con la más rendida admiración, si respondiera a una realidad demostrable. Por desgracia, sometiendo la conclusión a un análisis moderadamente crítico la conclusión a que llegamos es que en política para algunos todo vale. Sobre todo si estamos en período electoral, cuando se atosiga con un disparate tras otro a los ciudadanos, sin que tengan tiempo de desmenuzar el de turno antes de que se le vengan encima los siguientes.

Realicemos una prueba del algodón para demostrar cómo la izquierda podemita vende humo en las redes sociales, tan tolerantes con ella como intransigentes con otras organizaciones. Para ello, vamos a desmenuzar en las líneas siguientes dicho bulo, convertido en información por la falta de crítica con que se leen los falsos logros que el partido de Pablo Iglesias vende a través de esa vía, con frecuencia carente de rigor alguno.

Si bien es cierto que a lo largo del último año la deuda municipal de Madrid, según el Protocolo del Déficit Excesivo (PDE) se ha reducido en 19,1 puntos, solo un 0,77 le sería imputable a Ahora Madrid, la marca blanca representada por Manuela Carmena con la que Podemos gobierna la capital de España. Veamos por qué.

La deuda municipal era de 6.910 millones de euros en septiembre de 2014. Se redujo a 5.940 millones en diciembre de 2014, y en junio de 2015 descendía en 300 millones de euros, hasta quedar en 5.640 millones. A fecha de hoy, la deuda suma 5.583 millones de euros. Es decir, la gestión de Ahora Madrid la ha rebajado en 57 millones en un trimestre. Lo que no está mal, porque menos da una piedra. Pero parece un logro bastante escaso como para sacar tanto pecho cuando durante los últimos 14 meses de mandato de Ana Botella como alcaldesa el recorte del adeudo fue de 1.270 millones.

Por lo tanto es un verdadero trile informativo la pretensión  de que la Administración Carmena haya reducido la deuda en 19,1% en el último trimestre.

Explicados y argumentados los datos publicados por el Banco de España es para quedar sumidos en la perplejidad de que  dicho partido  tiente desde las redes las tragaderas de los ciudadanos con tales intoxicaciones. Y, sin embargo, aún resulta más preocupante el que periódicos de ámbito nacional no comprueben los datos que se difunden de modo tan espurio y den por buenos timos de la estampita como el que hemos recogido y desbrozado.