La aerolínea retomará el próximo agosto los vuelos a Sudáfrica, con lo que logra reabrir todas las conexiones que canceló en 2013 porque no conseguía hacerlas rentables. Ahora, tras los ajustes salariales, de plantilla y de productividad, cree ya le salen las cuentas.

Iberia se ha reinventado. Ahogada en sus números rojos, la aerolínea emprendió una durístima estrategia de ajustes en 2013: cierre de rutas, reducción de frecuencias en otras conexiones, recortes de plantilla (con dos ERE para 4.500 empleados), rebajas salariales, aumentos de productividad… Y el tijeretazo ha hecho que la compañía ya cerrara el año pasado con un beneficio operativo de 50 millones de euros y que este año vaya a repetir números negros.

En ese proceso, Iberia se dejó por el camino un buen puñado de rutas que, según argumenta la dirección, con la anterior estructura de costes no había manera de hacer rentables. La aerolínea cerró conexiones históricas en Latinoamérica (La Habana, Santo Domingo, Montevideo, Puerto Rico…) y también algunas continentales, y delegó en su nueva filial de bajo coste Iberia Express gran parte de sus conexiones nacionales y europeas.

El año pasado la compañía ya empezó a recuperar alguna de las rutas clausuradas (Santo Domingo, Estambul, Atenas…), y este año se continuó con las reaperturas (con La Habana como baluarte simbólico). Ayer, el presidente de Iberia, Luis Gallego, confirmó que en agosto de 2016 la compañía retomará los vuelos a Johannesburgo. Con la vuelta a Sudáfrica (y la ya anunciada reapertura de los vuelos a Puerto Rico el próximo mayo), Iberia consigue recuperar todas las rutas que cerró hace dos años. La única excepción sigue siendo El Cairo, que sigue siendo un destino descartado ya no por la estructura de costes de la empresa, sino por razones geopolíticas.

Iberia retomará la ruta con la capital de Sudáfrica el próximo 1 de agosto con tres vuelos semanales. “Hoy estamos en condiciones de volver a volar a Johannesburgo de forma rentable y sostenible en el tiempo”, subrayó Gallego. Iberia voló por primera vez a la capital sudafricana en 1998 y dejó de hacerlo en 2013. Según el presidente de la compañía, la ruta a Johannesburgo sólo fue rentable en 2010, coincidiendo con la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. “Y porque ganó España el Mundial”.

Desde abril de 2014, el grupo Iberia (incluyendo Iberia Express) ha inaugurado más de 20 destinos, siete de ellos de largo radio, Santo Domingo, Montevideo, La Habana, las nuevas conexiones a Cali y Medellín (Colombia) y Puerto Rico, a los que ahora se añade Johannesburgo. A ellos se suman también Florencia, Catania, Nápoles, Edimburgo, Hamburgo, Gatwick, Charles de Gaulle, Mánchester, Budapest o Funchal, entre otros.

En paralelo, la compañía aérea sigue estudiando su expansión al mercado asiático, con Japón y China como objetivos. Gallego subrayó que aún no hay una decisión definitiva sobre el lanzamiento de estas nuevas rutas. “Analizamos rutas a los dos países, pero es un mercado complicado, porque hay que vender los vuelos aquí y allí”, subrayó el presidente de Iberia. “Hay demanda y se pueden llenar los aviones, pero hay que estudiar bien si se puede hacer con unos ingresos por pasajero que permita hacer las rutas rentables y que permita competir con las aerolíneas del Golfo”.