El presidente de la aerolínea de IAG se queja de que los aeropuertos de otras capitales europeas son ‘hubs’ –centros de interconexión de vuelos- de sólo una gran compañía y tienen enlace directo con el tren de alta velocidad. “Iberia no tiene en Madrid las mismas condiciones”, critica Luis Gallego, presidente de la aerolínea. “Tener un hub en la T4 y un ‘hubito’ en la T1, T2 y T3 [de Air Europa] no es bueno ni para Madrid ni para España”.

Iberia tiene en el aeropuerto de Barajas su gran centro de interconexión de vuelos (hub, como se conoce en el sector). La antaño compañía de bandera concentra en Madrid la inmensa de sus vuelos nacionales y europeos, ahora operados por su filial Iberia Express, para alimentar sus rutas intercontinentales hacia Latinoamérica.

Iberia controla, junto a sus socios de la alianza Oneworld, la mayoría de las operaciones de la Terminal 4 del aeropuerto capitalino, inaugurada hace una década para convertir Madrid en uno de los grandes polos aéreos de Europa (al menos hay capacidad/hueco para ello). Pero la crisis económica general –con la caída de pasajeros- y la crisis particular de Iberia –con su reestructuración y sus recortes de todo ámbito- dejaron la flamante T4 muy lejos de su potencial.

El presidente de Iberia, Luis Gallego. FOTO: Iberia.

 

Ahora, con la crisis remitiendo en según qué facetas, la demanda aérea en España crece –y mucho-, los pasajeros de Barajas crecen –y mucho- y el tráfico de Iberia crece –también mucho-. Pero el aeropuerto de Madrid está lejos de los tráficos de viajeros de los grandes centros de Europa: si tradicionalmente Barajas fue el cuarto mayor aeródromo de Europa, ahora se tiene que conformar con un modesto séptimo puesto. Y sin visos de escalar posiciones a corto plazo, a pesar la tendencia al alza en número de pasajeros en que se ha instalado.

E Iberia, ahora filial del holding IAG (junto a British Airways, Vueling y Aer Lingus), cree que España y Madrid necesitan que Barajas recupere su posición como gran centro aéreo europeo. Y que, para ello, el país ha de apostar por que el aeropuerto de la capital sea el gran hub de una sola compañía, de una sola gran aerolínea. Pero es que Barajas actualmente también es el hub principal de otra aerolínea española, Air Europa. Y así parece que no salen las cuentas.

Malo para España, malo para Madrid

A España, como país, le viene mejor tener una compañía grande y un hub aéreo grande, no dos compañías medianas y dos ‘hubs’ medianos”, advirtió ayer el presidente de Iberia, Luis Gallego, en un encuentro con periodistas. Una queja que llega después de que Aena cediera el año pasado a Air Europa, la aerolínea del grupo Globalia, la Terminal 3 de Barajas –además de las T1 y T2 en las que ya estaba- para que potencie sus operaciones de conexión de vuelos hacia Latinoamérica, (el mercado en que es líder Iberia y el que supone el negocio central de la compañía de IAG). “Canibalizándonos así, no sólo pierden las dos aerolíneas, que también, pierde España y pierde Madrid. Tener un hub en la T4 y un ‘hubito’ en la T1, T2 y T3 no es bueno para Madrid ni para España, porque se consiguen captar menos pasajeros”.

En cualquier caso, el dominio de Iberia en Barajas sigue siendo holgado. Entre enero y octubre de este año, Iberia concentró 10,5 millones de pasajeros en el aeropuerto madrileño (a los que habría que sumar los 3,3 millones de su filial Iberia Express), mientras que Air Europa en lo que va de año ha superado por poco los 6 millones de viajeros. Unas cifras que sirven para mantener las distancias de los ejercicios anteriores (en 2014, Iberia y Express sumaron 14,5 millones de pasajeros, frente a los 6,7 millones de la filial de Globalia; y en 2013, el tráfico fue de 14 millones para las compañías de IAG frente a 6 millones de usuarios de Air Europa)

“España necesita un gran hub y para eso tiene que proteger el que tiene. No hay ningún aeropuerto del mundo que sea a la vez el principal hub de dos compañías a la vez”, apuntó Gallego, que subrayó como Lufthansa controla el aeropuerto de Frankfurt, Air France lo hace en París-Charles de Gaulle y su socia British Airways en Londres-Heathrow. “Nadie les tose en sus ‘hubs'”. “Iberia no tiene las mismas condiciones. Si en España queremos un hub de referencia, hay que potenciarlo; y ahora no se está haciendo”, advirtió el ejecutivo, que en ningún momento precisó las medidas que Iberia reclamaría a Aena o al Gobierno para impulsar que sólo haya un gran centro de conexión y una gran compañía en el país. Y, en cualquier caso, rechazó que su postura pretenda ser intervencionista. “Iberia siempre defiende la libre competencia y se encuentra muy cómoda con ella”.

Las relaciones entre Iberia y Air Europa se han torcido del todo por la batalla legal en la disputa por la gestión de los viajes del Imserso, que coincide con un escenario en que ambas compañías se disputan el control de rutas en España y Latinoamérica. Al tiempo, Air Europa parece dispuesta a plantar cara también a Iberia en las conexiones en España y en Europa con el inminente lanzamiento de la nueva Air Europa Express y a abrir un nuevo frente con la construcción de su propio hangar de mantenimiento en Barajas, que hasta ahora era un negocio exclusivo de Iberia en Madrid.

AVE directo para hacer crecer Barajas

En paralelo, el presidente de Iberia volvió a reclamar que el AVE llegue directamente a la Terminal 4 de Barajas, como sucede en otros países europeos. “Es la única forma de que Madrid se parezca a los grandes hubs europeos. La intermodalidad en España es insuficiente si se quiere competir con otros países por captar tráfico aéreo. Y hacer de Madrid un gran aeropuerto pasa por tener alta velocidad”, se quejó. “Cuando un pasajero llega en AVE a la estación de Atocha y tiene que cargar con la maleta hasta el aeropuerto, llega a Barajas desfondado. Eso no pasa en otros países y muchos clientes prefieren por eso hacer escala en otros países”.

No obstante, Gallego aprovechó para criticiar que “la competencia de Renfe no es leal”, dado que Adif -el gestor de la red ferroviaria- no traslada todos los costes de las infraestructuras a la operadora pública, mientras que “en el sector aéreo las compañías sí pagamos las infraestructuras” mediante las tasas que fija Aena. “No competimos en igualdad”, sentenció.

En cualquier caso, se desvinculó de la batalla legal abierta por la patronal de autobuses Confebús contra Renfe por esta eventual competencia desleal. “No hemos decidido adoptar medidas de este tipo. No nos llevaría a ningún lado”, dijo el presidente de Iberia. “Mejor que combatir al enemigo es trabajar juntos. Mejor que el AVE llegue ya a la T4”.

 

“Si Air Europa crea ‘express’ es porque tiene problemas”

 

 

Air Europa pretende emular a su archienemiga Iberia y lanzará su propia filial de bajo coste y lo hará también con la marca Express. La aerolínea del grupo Globalia ha comprado la valenciana Aeronova para convertirla en Air Europa Express y que acabe asumiendo desde principios del próximo año los vuelos nacionales y europeos, con los que alimenta sus rutas de largo recorrido.

“Si Air Europa monta Air Europa Express es porque tiene problemas suficientes, porque tiene los mismos problemas que teníamos nosotros”, dijo el presidente de Iberia, que también ha cedido desde hace dos años gran parte de sus rutas de corto y medio radio a su filial Iberia Express. “Nosotros tuvimos que crearla porque las operaciones de corto y medio radio no eran rentables y la compañía se nos caía. Air Europa debe de tener los mismos problemas.