Desde el pasado jueves por la tarde está desaparecido el presidente del mayor conglomerado privado chino, Fosun, y a estas horas todavía se desconoce su paradero. Según algunas informaciones publicadas, Guo Guangchang habría sido visto escoltado por la policía en el aeropuerto de Shanghái, pero no hay ninguna confirmación oficial al respecto.

Ante esta situación, se ha suspendido la cotización de Fosun en la Bolsa de Hong Kong tras informarse la pasada noche de que había desaparecido el presidente. En un comunicado, la compañía señaló que ha solicitado al parqué hongkonés la suspensión en ese mercado de los títulos de su subsidiaria Logo Star, a través de la que cotiza allí. La suspensión se hará “a la espera de la divulgación de un anuncio sobre información interna” de la compañía, señala el documento.

Fosun (con una valoración de 46.000 millones de euros) es un enorme conglomerado que incluye negocios en la minería, el turismo, las farmacéuticas y el acero. Este gigante chino empresarial tiene intereses directos en España ya que el pasado verano cerró un acuerdo con el grupo Osborne por el que, mediante una ampliación de capital, obtuvo el control un 20% de la compañía. El acuerdo, del que no se hizo público el importe, se realizó a través de una ampliación de capital que supuso la dilución de la participación de la familia Osborne, que pasará a controlar un 80%.

El grupo Fosun está presente en Europa a través de su participación en empresas como el grupo turístico Club Med, por el que mantiene una oferta de compra junto con Ardian, frente a la propuesta del conglomerado italiano Investindustrial. Además, forma parte del capital de la firma Folli Follie.

¿Quién sabe dónde?

Diversas fuentes, entre ellas el diario ABC, apuntan que Guangchang, que tiene una fortuna personal de 6.300 millones de euros según Forbes, estaría retenido por la policía en lo que se supone una investigación policial, aunque de momento no hay ningún tipo de confirmación oficial que pueda hacer verídica dicha investigación.

No obstante, la supuesta desaparición se produce en medio de especulaciones sobre que el multimillonario es objeto de una investigación por corrupción.

En pasado mes de agosto un tribunal de Shanghái puso el foco en el presidente de Fosun durante el juicio a Wang Zongan, responsable de varias empresas estatales, condenado a 18 años por corrupción y quien, según esa corte, abusó de su poder para beneficiar a Fosun. La empresa desmintió en un comunicado las acusaciones y afirmó entonces no haber recibido beneficios ilegales por su cooperación con los empresas dirigidas por Wang.

Colaboración con la policía

“La compañía entiende que Guo está actualmente asistiendo a ciertas investigaciones realizadas por las autoridades judiciales”. Esas han sido las últimas palabras de la compañía en un comunicado en el que no han dado más explicaciones.

Guo “seguirá tomando parte en la toma de decisiones” del grupo a través de “medios apropiados”, añadió el comunicado, que aseguró que los miembros del consejo de administración consideran que la investigación “no supone ningún impacto adverso material” en el grupo, cuyas operaciones siguen con normalidad.