El Comité Asesor del Ibex 35 ha resuelto este jueves la inclusión de Merlin Properties en el selectivo a partir del 21 de diciembre tras la salida de Abengoa. De esta forma se convierte en la primera sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (socimi) de las constituidas en el último año y medio que salta al selectivo de la Bolsa.

Merlin Properties, que cuenta con el límite mínimo de capitalización y supera ampliamente en volumen negociado a los demás candidatos que figuraban para acceder al Ibex, y entre los que se encontraba también muy bien posicionada Cellnex, accede con un coeficiente aplicable del 100% y un total de 323.030.000 acciones a efectos de cálculo del índice.

Desde el pasado 25 de noviembre el selectivo ha estado conformado por 34 valores tras la exclusión de Abengoa que, una vez que anunció su intención de presentar preconcurso de acreedores, perdió más de un 70% de su valor en Bolsa.

Para determinar qué valores integrarán el índice, el Comité Asesor computa el volumen de contratación en euros en el mercado de órdenes entre junio y noviembre, además de considerar diferentes factores para garantizar la calidad de dicho volumen (número de operaciones contratadas o posibles cambios en el accionariado).

Solo pueden formar parte del Ibex aquellos valores cuya capitalización media sea superior al 0,3% de la capitalización media del selectivo durante el periodo de control. En este caso, se tiene en cuenta el capital flotante de los valores y, para ello, establecen diferentes coeficientes a aplicar sobre la capitalización media, de tal forma que se penaliza a los que tengan un capital flotante menor.

Los números tras la adquisición de Testa

La firma entra en el Ibex año y medio después de su constitución y salida al parqué en junio de 2014, mediante una oferta pública de venta (OPV) de 1.500 millones de euros.

Merlín debutará en el Ibex en tanto culmina la adquisición de Testa y la fusión de las dos empresas para dar así lugar a una de las mayores compañías patrimonialistas del país, un grupo con activos valorados en unos 5.800 millones de euros y capacidad de generar rentas de unos 300 millones de euros al año.

En la actualidad, la socimi que dirige Ismael Clemente controla ya un 77% de Testa y comprará el 22,6% restante de esta compañía a Sacyr antes de concluya julio de 2016, tal como se establece en el acuerdo de compraventa de la empresa.

Mientras tanto, Merlín avanza en la desinversión de activos de Testa que considera no estratégicos, como son el parque de un millar de viviendas que tiene en alquiler y sobre el que ya ha colgado el cartel de ‘se vende’, y en la refinanciación de la deuda de 1.600 millones de euros que la exfilial de Sacyr tiene asociada.

El grueso de este pasivo se mantiene con JP Morgan, Santander, ING Bank, Münchener Hypothekenbank y Deutsche Hypothekenbank, entidades con las que Merlín ya negoció dispensas a las cláusulas de cambio de control que la deuda tenía asociadas. En virtud de estas cláusulas, la banca puede obligar a pagar anticipadamente una deuda en caso de que la empresa cambie de accionista de control.

No obstante, dos de los bancos establecieron el pago del importe que Testa les adeuda, por un total de 972 millones de euros, antes de julio de 2016, y un tercero instó a que le abonen su parte (otros 137,5 millones) entre enero y julio del próximo año.

Además, Merlín se estrenará en el Ibex mientras se prepara para debutar también en el mercado de capitales. La compañía prevé captar unos 850 millones de euros con emisiones de bonos que espera lanzar en el primer semestre de 2016.

Otros cambios

Por otro lado, el Comité Asesor Técnico ha acordado modificar los coeficientes por cambios en el capital cautivo de Caixabank, que pasa del 60% al 80%; de Indra, que lo reduce del 100% al 80%, y OHL, en cuyo caso este porcentaje también se recorta del 80% al 60%.

A efectos de cálculo del índice, el número de acciones de estas compañías son 4.659.192.254 unidades, 131.306.031 y 179.255.399, respectivamente.